policiales - Lavalle Lavalle
viernes 04 de noviembre de 2016

Intentaron raptar a dos chicas menores de edad en Lavalle

En el primer caso se trató de una niña de 11 años que recién había salido del colegio. La abordó una trafic blanca.

Cuando todavía Lavalle está inmersa en el dolor que significa la desaparición de Johana Chacón (13) y Soledad Olivera (28), cuyos destinos aún son una incógnita, en menos de 16 horas otras dos chicas de 11 y 16 años estuvieron a punto de ser raptadas en la villa cabecera.

Ambas –una, estudiante de la escuela primaria y la otra de un CENS– lograron sólo por un hecho fortuito huir para no ser blanco de un sujeto que iba en una trafic blanca que estaba acechándolas. Los dos casos, que aparentemente no tienen relación entre sí, los instruye el fiscal de Lavalle Humberto Panelli, quien sin perder un instante tomó cartas en el asunto y requirió todas las medidas judiciales indispensables en estos casos.

Hay una persona aprehendida.

El primer hecho
La pequeña alumna de quinto grado de la escuela Nuestra Señora del Rosario de Lavalle tiene 11 años. El miércoles salió de clases a la tarde y como solía hacerlo todos los días fue a donde trabaja su madre y la espera para regresar juntas a su casa. Ese día también estaba su papá, sentado sobre una pared baja. Ella lo saludó, le dio un beso a su mamá y fue hasta la librería que queda a tan sólo 50 metros de donde estaban sus padres. Esto no amilanó al conductor de una trafic, quien pasó delante de ellos a velocidad moderada y se acercó a la nena. La increpó con una orden tajante: "¡Quedate ahí!". La chiquita pese a que estaba aterrorizada comenzó a correr. Llorando y a los gritos fue hacia su padre para que la auxiliara diciéndole "me quisieron agarrar". Ante la reacción de la nena el vehículo partió raudamente.

El lugar donde ocurrió este intento de rapto queda a unos 100 metros de la Comisaría 17, pero esto no hizo mella en el sujeto que pretendía conseguir su propósito, que seguramente era llevársela. El fiscal Panelli recibió personalmente la denuncia de los padres de la menor y dispuso que concurrieran al Cuerpo Auxiliar Interdisciplinario (CAI) para que la examinaran las psicólogas.

Viviana Videla (45) es la mamá de la chiquita. Ayer a la tarde, y cuando apenas había regresado de hacer los estudios a la pequeña, aceptó dialogar con UNO para contar detalles de lo que le había pasado a su hijita.

"No sólo mi marido y el amigo la vieron shockeada y llorando sin parar sino también un albañil, que también confirmó que vio una trafic parada al lado de ella", dijo la mujer, aún consternada por el resultado que pudo haber tenido este suceso, y no pudo evitar recordar a Johana y Soledad.

"Es imposible no hacerlo, porque desconozco la suerte que corrieron. Esto teniendo en cuenta que en aquel entonces también se hablaba de una trafic blanca y se pensaba en trata de mujeres. Yo no puedo creer esto que me pasó, es terrible, no se lo deseo a nadie. El miedo es algo que ni mi nena ni yo podemos sacarnos de encima", afirmó .

Otra alumna en riesgo
"Después de lo que le pasó a mi hija pienso que algo similar puede haberles pasado a Johana y Soledad. No sería nada raro aunque haya un detenido". Así inició el diálogo con Diario UNO Mónica, cuya hija de 16 años, alumna de un CENS y madre de un bebé de 10 meses, sufrió ayer uno de los peores momentos de su vida cuando un hombre trató de cortarle el paso con intenciones sospechosas.
La chica –su identidad se mantiene en reserva por ser menor– contó en primera persona que "yo sentí mucho miedo cuando cerca de las 11 venía caminando por la calle Belgrano. Estaba tranquila e iba sola hacia mi casa. Faltaban pocas cuadras cuando vi que en sentido contrario mío avanzaba una trafic blanca. El conductor me miró por lo bajo y siguió. Pero a poco de andar dio vuelta y venía atrás mío".

Aún shockeada relató que "no había llegado al hospital Sícoli y no me llamó la atención lo que hacía. Todo cambió cuando yo me paré y él hizo otro tanto. Luego seguí y el aceleró. Ya lo tenía a mis espaldas. Esto me pareció raro y allí empecé a preocuparme de que algo malo me podía pasar". La chica apuró el paso para poner distancia con el vehículo. Miró a su izquierda y vio que obreros estaban trabajando en el barrio Tupac Amarú II. "Allí por un segundo pensé: esta es mi salvación. Y entonces no dudé: crucé corriendo la calle y les pedí ayuda contándoles aterrorizada lo que me estaba pasando. Por suerte entre los trabajadores había un policía y entre todos lo encerraron. Llamaron al 911 y llegó el primer móvil".

-Viviana Videla dijo que se había realizado una cadena de alerta en Facebook y WhatsApp para que la ciudadanía toda tome conocimiento de lo que ocurrió en Lavalle.

Argumentos que no pudo probar
Al verse acorralado el hombre detenido en Lavalle dijo que él había hecho esas maniobras porque se había olvidado de un pasajero pero resulta que no tenía ninguno. Luego inventó que repartía viandas y tampoco esto pudo probarlo. Lo que sí halló la policía al requisar el vehículo fue algo que les llamó la atención: tenía dos frazadas sobre las cuales no pudo dar explicación.

De inmediato fue llevado a la Fiscalía 7 y el fiscal Panelli ordenó su detención. Ahora espera el resultado de las pericias. El hombre aprehedido fue puesto en horas de la tarde a disposición de la Fiscalía de Instrucción 9 de Las Heras-Lavalle, a cargo de Darío Nora.

Los dos casos que conmovieron a los mendocinos, sin pistas
-Johana Chacón (13). Fue vista por última vez el 4 de setiembre de 2012, en Tres de Mayo, Lavalle. Pese al reclamo social, la Justicia aún no da una respuesta sobre su paradero. A lo largo de los 5 años, los docentes y directivos de la escuela Virgen del Rosario, a la que asistía la niña, fueron el motor para que nadie olvide su nombre.
-Soledad Olivera (28). salió de su casa el 18 de noviembre de 2011 y nunca regresó. La mujer es madre de tres hijos de corta edad y ese día salió de la vivienda aduciendo que iba a la finca Curallanca.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas