Instituto Próvolo: todos los procesados quedaron alojados en el penal

La Justicia envió a la cárcel de Boulogne Sur Mer a Nicolás Corradi (82), Jorge Bordón y Armando Gómez. Ya se encontraban José Ojeda y Horacio Corbacho (55).

En la tarde de este jueves, todos los detenidos e imputados por el caso de abusos sexuales en el instituto Próvolo quedaron alojados en la penitenciaría provincial.

Si bien el cura Horacio Corbacho (55) y José Luis Ojeda ya habían ingresado al penal de Boulogne Sur Mer el martes pasado, restaba definir la situación de los tres sospechosos restantes.

En cuanto al clérigo Nicolás Corardi, de 82 años, también quedó en la Casa de Piedra luego de estar algunos días en el Centro Transitorio de Detención (Cetrade), ubicado en Contraventores. Si bien el defensor oficial Víctor Banco había solicitado la prisión domiciliaria debido a su edad, el fiscal del caso Fabricio Sidoti determinó que tiene buen estado mental y de salud.

Este procesado no pasará la noche del jueves en el pabellón 5, destinado a acusados de delitos contra la integridad sexual y violencia de género, donde se encuentra el resto de los imputados en el expediente. Fuentes penitenciarias explicaron que estará en otro sector mientras evalúan su situación psicofísica para darle alojamiento definitivo.

En cuanto al monaguillo Jorge Bordón y el jardinero Armando Gómez –imputado en las últimas horas- también fueron trasladados por decisión del magistrado.

Otra de las novedades es que se espera que en las próximas horas se presente un abogado particular para representar a los prelados, por lo que el defensor oficial quedará sólo con Gómez y Ojeda –Bordón ya presentó un letrado-.

En caso que alguno de los acusados insista con el pedido de prisión domiciliaria, deberá recurrir a la Justicia de Garantías para que realice una revisión del expediente penal.

Amicus curiae

La organización local Xumek, junto con la Asociación de Padre Autoconvocados de Niños, Jóvenes y Adultos con Discapacidad presentaron un recurso de amicus curiae ante el fiscal Sidoti. Se trata de una medida para participar como suerte de consejero en el expediente penal.

"Tiene por objeto servir de orientación a profesionales que trabajan con niños, niñas o adolescentes víctimas y testigos de delitos, porque dada la particular vulnerabilidad, ya sea por sus características personales o por las circunstancias del delito, deberían verse beneficiados con medidas adaptadas a su situación", explicaron desde Xumek.

En especial, los letrados pidieron especial énfasis en respetar todos los requisitos que el Código Procesal Penal establece con respecto a la declaración de menores en Cámara Gesell.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas