Instituto Próvolo: tras cuatro horas de excavaciones no encontraron más pruebas que incriminen a los imputados

Se trata de una caja que una víctima de abusos vio cómo era enterrada por dos de los imputados, hace 10 años, desde la ventana de su habitación.

Después de cuatro horas y pese a la intensa y detallada búsqueda de una caja enterrada en un sector del predio del Instituto Próvolo, los pesquisas no encontraron nada. Esto fue a raíz de la declaración que dio una de las víctimas de los abusos sexuales por los dos sacerdotes y tres empleados del establecimiento. El fiscal aseguró que nunca descartará una posible prueba.

Luego de su declaración, la víctima que hoy tiene 23 años fue llevada en la tarde del jueves al Próvolo, donde sufrió vejaciones hasta los 13 años. En aquel entonces vio desde la ventana de su habitación a dos de los imputados cuando enterraban cajas.

provolo

El fiscal Gustavo Stroppiana explicó que el jueves ella volvió a su antigua habitación y desde allí señaló la zona donde había visto ese hecho. Aunque reconoció que estaba muy cambiado debido a que antes no había nada y ahora hay pinos y juegos para chicos.

A pesar que la víctima aseguró que desconocía por completo el contenido de la caja, el fiscal esperaba encontrar material que incriminara aún más a los cinco imputados por abuso sexual y por corrupción de menores.

"No vamos a descartar ninguna prueba en este caso", sostuvo Stroppiana y agregó: "La chica dijo que lo vio desde su habitación, subimos y desde la ventana marcó el lugar a los que estaban abajo".

Se excavaron cerca de 30 metros cuadrados, pero no dieron con la caja que hace 10 años habrían enterrado allí.

En su ampliación de declaración, la víctima señaló que había tres hombres más que abusaron de ella, y al parecer falta identificar a uno de ellos, aunque aún no hay más imputados.

provolo2

Stroppiana indicó que todavía no está completo el plexo probatorio, hay cámaras Gesell por realizar, hay cerca de ocho computadoras por inspeccionar, entre otros elementos, y que a todo esto siempre se notifica a los defensores de los imputados y la posibilidad que quieran presentar a sus propios peritos de parte.

Esta medida con resultados negativos terminó, pero no se descarta que surjan nuevos testimonios que sumen pruebas para la causa.

La declaración
Su abogado Oscar Barrera señaló que en el relato su defendida señaló a la monja Kosaka Kumiko como una de las personas que la agredía y golpeada, pero también la vinculó en actos que tienen contenido sexual, lo que complica aún más la situación de la religiosa que tiene pedido de captura nacional e internacional, pero que aún no se sabe nada de ella.

Además se refirió a una docente a quien ella le contaba las cosas que le pasaban, pero que no le prestaba atención.

Fuente:

Más Leídas