policiales - Judiciales Judiciales
miércoles 27 de abril de 2016

Indemnizarán a un camionero que sufrió un asalto, le dio un infarto y lo despidieron

El trabajador recibirá casi medio millón de pesos tras ganar un litigio laboral a la empresa donde prestaba servicios.

Un camionero que sufrió un violento asalto en el año 2009, lo cual motivó que sufriera un infarto, recibirá una importante indemnización tras ser despedido luego del hecho y demandar a la empresa de transportes.

En diciembre de 2007, el hombre –se reserva su identidad- comenzó a trabajar como chofer en la empresa Servicios de Transporte Diez. Su trabajo consistía en llevar cargamentos de vino una vez por semana desde Mendoza hasta Chile. Meses después, en mayo de 2008, comenzó a hacer traslados de la carga –que a veces llegaba hasta 30 mil kilogramos- hacia Buenos Aires.

Desde el inicio de la relación laboral, según aclaró en su denuncia, el hombre no recibió la remuneración correspondiente. Algunos meses le liquidaban hasta 7 mil kilómetros menos de viaje, así como olvidaban los viáticos por control de carga y descarga, entre otros.

El 13 de noviembre de 2009 marcó un punto de inflexión en la relación laboral. El trabajador había llegado hasta el peaje de Ituzaingó, en Buenos Aires. Cerca de las 10.30, fue interceptado por una camioneta Trafic, de la cual descendieron hombres encapuchados con armas de fuego.

Los asaltantes lo obligaron a subir al rodado menor, mientras que uno de ellos se llevaba el camión con el cargamento. La pesadilla duró hasta las 13 de ese día, cuando lo dejaron abandonado en la localidad de La Matanza. El hombre se comunicó con la empresa y luego fue a radicar la denuncia correspondiente.

Desde entonces, la víctima comenzó a sentir dolores en el pecho y dificultades para dormir. Estas falencias, sumado a que no tenía el vehículo, hicieron que no pudiera trabajar a la semana siguiente al atraco.

Nueve días después del violento hecho fue internado en el Hospital Central ya que le detectaron un infarto agudo de miocardio. En diciembre y enero estuvo imposibilitado de ejercer su labor, aunque la empresa se limitó a abonarle solamente el salario básico y no el resto de los rubros.

El 18 de enero solicitó el pago de los ítems adeudados y la reincorporación a su trabajo, ya que había recibido el alta médica. Sin embargo, recibió como respuesta una carta documento donde le notificaban que prescindían de sus servicios. El hombre solicitó entonces los haberes correspondientes más la indemnización por despido, a lo cual la empresa se negó.

El chofer inició una demanda laboral contra la sociedad anónima reclamando la suma de 42 mil pesos en efectivo, la cual fue cursada por la Segunda Cámara del Trabajo.

La demandada contestó la acusación asegurando que se trata de una pequeña empresa familiar que tenía solo tres camiones y que, tras el robo, debieron seguir ejerciendo sus operaciones con dos vehículos ya que era imposible reponer el rodado siniestrado. Incluso admitieron que la organización está concursada por lo que no pueden realizar gastos extraordinarios.

Finalmente, el camarista se inclinó por la versión del trabajador y ordenó a la empresa a indemnizar con 460 mil pesos al hombre en concepto de haberes no abonados, indemnización por despido y daño moral.

Fuente:

Más Leídas