policiales - Judiciales Judiciales
jueves 21 de julio de 2016

Indemnización para un policía que dejó de trabajar tras una lesión por las condiciones laborales

La mujer padece trombosis venosa en una de sus piernas por el uso de borceguíes y por estar más de 12 horas diarias de pie.

Una importante indemnización recibirá una ex integrante de la Policía de Mendoza tras sufrir una enfermedad permanente debido a las condiciones laborales y la utilización del uniforme. La aseguradora de riesgos del trabajo (ART) le deberá pagar más de 350 mil pesos en efectivo.

La sentencia salió el primer día de este mes, luego de la batalla judicial que la ex uniformada –se reserva su identidad- libró contra la ART reclamando la suma de 290 mil pesos por padecer un 25 por ciento de incapacidad laboral.

La mujer explicó que en noviembre de 2005 ingresó a la fuerza, prestando servicio en la Comisaría 15 ubicada en el departamento de Tunuyán., sobre calle Marinelli.

La auxiliar debía efectuar distintas labores rutinarias del personal policial como control de vehículos, de comercios, de estadios de fútbol y guardias en allanamientos, entre otras tareas.

Para esto debía estar parada 12 horas por día en promedio, sumado al peso extra que le generaba el chaleco antibalas, sus armas reglamentarias y los borceguíes.

Tras varios años en la fuerza, comenzó a padecer dolores en sus extremidades inferiores. En detalle, la denunciante explicó que eran pinchazos en la zona del tobillo derecho, los cuales se verían agravados cada vez que usaba el calzado obligatorio.

En mayo de 2012 decidió hacerse revisar por un profesional de la Salud ya que repentinamente tenía varices. Tras realizar los estudios correspondientes, le diagnosticó una trombosis venosa profunda y le ordenó reposo absoluto. Desde entonces no pudo regresar a la fuerza y en marzo de 2015 fue dada de baja.

Tras realizar el reclamo indemnizatorio, desde la ART aseguraron que no hizo la denuncia pertinente cuando comenzaron los problemas en 2012. También aludieron que la patología no tiene relación con las tareas desarrolladas y que las lesiones no están demostradas con pruebas científicas.

La Primera Cámara del Trabajo de la Cuarta Circunscripción Judicial tuvo en cuenta una pericia médica con la cual le dieron de baja en la Policía, donde demuestra que padece una "patología venosa ya que su actividad amerita bipedestación prolongada".

Esto incluso "afectó gravemente su calidad de vida su calidad de vida sin posibilidad de restitución física al estado previo al infortunio".

La demandada que se encontraba en mejores condiciones para probar, no rindió prueba alguna, que nos lleve a sostener que la actora ingresó a trabajar con la dolencia que ahora reclama", concluyeron los magistrados.

La denunciante recibirá entonces una indemnización de 345 mil pesos, más intereses y costas desde la fecha que se inició el proceso hasta cuando se haga efectivo el pago.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas