Imputaron a otra monja como responsable de los vejámenes ocurridos en el Instituto Próvolo

Se trata de Asunción Martínez, quien había sido presentada como testigo por la defensa de la monja Kosaka Kumiko.

Otra monja del Instituto Próvolo fue imputada por los hechos de abusos sexuales y corrupción de menores a los alumnos sordos de la escuela por los que dos curas, cuatro empleados y otra religiosa están acusados y presos.

Se trata de la monja Asunción Martínez, quien meses atrás fue traída de Formosa por el abogado defensor de su compañera Kosaka Kumiko, a cargo de Carlos Varela Álvarez, para que declarara a su favor, ya que trabajaron un tiempo juntas en el Próvolo.

Una de las víctimas, quien fue traído del litoral para declarar en esta causa, fue uno de los que la señaló como responsable de algunos hechos y como conocedora de lo que ocurría con los chicos.

En la mañana de este miércoles el fiscal Gustavo Stroppiana la imputó por ser parte de los terribles vejámenes que sufrieron los alumnos sordos que estaban alojados en el Instituto Próvolo.

Hasta el momento los imputados y detenidos son los curas Nicolas Corradi (82) con prisión domiciliaria, y Horacio Corbacho (56), junto con los empleados Jorge Bordón, administrativo, el jardinero Armando Gómez, y José Luis Ojeda, quienes están presos en el penal Boulogne Sur Mer.

En la última semana se sumó la imputación de Graciela Pascual, quien era la representante legal del Instituto y quedó detenida en la cárcel de mujeres de Agua de las Avispas.

Se espera que en los próximos días se impute a otras personas que trabajaban en el Próvolo que habrían estado al tanto de los hechos ocurridos con los menores y no hicieron las denuncias correspondientes.

Fuente:

Más Leídas