policiales - Godoy Cruz Godoy Cruz
viernes 05 de agosto de 2016

Imputaron a los policías detenidos por el robo de un arma reglamentaria

Los acusados son efectivos de la UEP de Godoy Cruz, lugar en donde se cometió el hurto.

Otra vez un episodio delictivo tiene en la mira a policías, ahora con el agravante de que ocurrió dentro de una dependencia de la fuerza. Se trata del robo de una pistola reglamentaria que estaba guardada en la UEP (Unidad Especial de Patrullajes) de Godoy Cruz. Hay dos efectivos imputados por el caso.

Ayer en horas del mediodía, por orden del fiscal Gustavo Fehlmann, fueron detenidos el oficial principal Fernando Gutiérrez y el oficial inspector Mario Salde, ambos de la UEP de Godoy Cruz, donde se produjo el hurto de la 9 milímetros.

Esta pistola había quedado guardada en un cajón, ya que era utilizada por un uniformado que había sido suspendido en sus funciones y por eso la entregó.

Sin embargo, cuando este efectivo se reincorporó a su tarea el pasado 2 de junio fue en busca del arma y allí advirtió que no estaba. Entre las autoridades comenzaron las dudas y decidieron hacer la denuncia en la Oficina Fiscal 4.

A partir de ahí los pesquisas comenzaron la investigación. Declaración de testigos y el registro del GPS del CEO (Centro Estratégico de Operaciones) en cuanto a desplazamientos de móviles, pusieron a Gutiérrez y a Salde como sospechosos.

Más pruebas recabadas llevaron a que el fiscal decida detenerlos, lo que finalmente ocurrió ayer. Ambos quedaron alojados por algunas horas en la Oficina Fiscal 4, fueron indagados por los investigadores y luego recuperaron la libertad, ya que no contaban con antecedentes. Los imputaron por hurto simple.

Según se conoció, los dos son policías con una larga trayectoria y con muchos años en la UEP de Godoy Cruz.

Inclusive Fernando Gutiérrez cuenta con un cargo de importancia como es el de oficial principal. En el caso puntual que se lo investiga por el robo del arma, trascendió que justamente él estaba a cargo del lugar donde se guardan armas y proyectiles. Por esto es que se sospecha de alguna connivencia con Salde, el otro policía acusado. La pistola en cuestión no ha sido encontrada todavía.

Más allá de situación penal que deberán atravesar, también serán investigados por la IGS (Inspección General de Seguridad), para determinar si les corresponden sanciones internas. En principio serán separados de sus funciones mientras dure la investigación.

La UEP donde se produjo el faltante actualmente está a cargo del subcomisario Víctor Oviedo. La situación ha generado mucho malestar en la dependencia y en la fuerza en general.
Fuente:

Más Leídas