policiales - barrio La Gloria barrio La Gloria
viernes 04 de marzo de 2016

Imputaron al Satur, el presunto asesino de Micaela Tati que estuvo años prófugo

Se espera que el joven de 25 años sea enviado en las próximas horas a la penitenciaría provincial. Cayó en San Luis el lunes pasado.

Imputado y al penal. Esa es la situación de Claudio David Mendoza, el joven de 25 años que fue atrapado el lunes pasado en San Luis y era buscado desde hace cuatro años por el asesinato de Micaela Tati, la adolescente de 13 años ultimada en el barrio La Gloria de Godoy Cruz en 2012.

El Satur fue puesto a disposición del fiscal especial Santiago Garay en la tarde de este viernes, ya que demoró algunos días su traslado desde la provincia vecina hasta Mendoza. El funcionario lo imputó por homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con el mismo hecho en grado de tentativa.

El doble delito hace referencia a que en el ataque armado no sólo murió la menor de edad, sino que su tío Rafael Alejo Molina también recibió una herida de bala, aunque no le costó la vida.

Mendoza se abstuvo de declarar y se espera que en los próximos días sea trasladado a la penitenciaría provincial, donde esperará la llegada de un juicio oral y público por el crimen.

Fuentes judiciales aseguraron que el expediente se encuentra avanzado –ya se realizó un juicio contra el cómplice del Satur, Jorge Loco Barroso- y no serán muchas las pruebas que resten producir para solicitar la elevación a juicio del caso.

micaela tati.jpg
Micaela Tati
Micaela Tati

Crimen y polémica

Micaela Tati fue asesinada el 10 de marzo de 2012 en la esquina de Vélez Sarfield y Bahía Aguirre, del barrio La Gloria. La adolescente, que tenía a su hermanita bebé en brazos, recibió un disparo en la pierna que le dañó la arteria femoral y le produjo la muerte tres días después.

Los investigadores sostiene que el ataque, que se efectuó desde una moto, iba dirigido a Rafael Molina, quien terminó herido en una pierna.

En agosto de 2014 se realizó el juicio contra el Loco Barroso, uno de los sindicados como autores del hecho. La Sexta Cámara del Crimen lo condenó a 26 años de prisión bajo la misma calificación con la que fue imputado el Satur, pero su defensa interpuso un recurso de casación y la Suprema Corte de Justicia bajo la pena a 8 años.

El máximo tribunal de Justicia provincial entendió que si bien hubo intención en ataque contra Molina, la muerte de Tati no fue intencionada. Por eso cambiaron la calificación a homicidio imprudente. El fiscal de cámara Fernando Guzzo apeló este veredicto y ahora esperan que la Corte nacional decida.

Tras años de estar prófugo, Mendoza cometió el error de protagonizar un robo en la provincia de San Luis y al ser detenido las autoridades se dieron cuenta que tenía pedido de captura de la Justicia mendocina.

Fuente:

Más Leídas