policiales - Judiciales Judiciales
viernes 10 de febrero de 2017

Iba a juicio abreviado con la mínima condena por matar a su hijo pero se arrepintió a último momento

Abelina Antón (76) iba a aceptar los cargos y ser penada a 8 años de prisión por el homicidio, pero cuando le describieron los hechos los contradijo y ahora será juzgada.

Cuando todo parecía que iba a terminar en la mañana de este viernes, hubo un giro inesperado y el juicio contra Abelina Concepción Antón (76) por asesinar a su propio hijo, Pablo David Penesi (42), continuará el próximo lunes.

En la Sexta Cámara del Crimen comenzó el debate oral y público a mediados de la mañana de este viernes. El abogado defensor Facundo Marquesini y el fiscal de Cámara Fernando Guzzo habían acordado realizar un juicio abreviado.

Para esto, la mujer debía aceptar ser culpable del homicidio y sería condenada a 8 años de prisión, la pena mínima que establece la calificación que tiene en su contra. De esta forma, se evitaría llevar testigos y producir otras pruebas en el juicio.

Sin embargo, cuando el tribunal presidido por Aníbal Crivelli comenzó a hacer una lectura de los hechos que se le acusan –procedimiento formal en todos los procesos- la mujer se opuso y dijo que no fueron de esa forma.

Es que Antón continúa sosteniendo su coartada de que si bien hubo una discusión esa noche, su hijo se cayó sobre un cuchillo de cocina y no fue ella quien lo apuñaló. Fuentes judiciales detallaron que la versión es poco creíble ya que, según establecieron los peritos forenses, el tipo de lesión en el cadáver indica que fue apuñalado y no que se trató de un accidente.

Ante esta situación, el debate pasó a un cuarto intermedio hasta el lunes próximo cuando se espera que declaren cinco testigos de la causa. Entre ellos realizarán su aporte dos hijos de la imputada, algunos vecinos y una persona que hizo de testigo durante el procedimiento policial.

El caso

Pablo David Penesi murió de una apuñalada que sufrió el 3 de septiembre del 2015. Esa noche se produjo una discusión con su madre en el domicilio donde ambos vivían, en calle Ejército Argentino de Las Heras. Gente de su entorno sostuvo que ambos tenían problemas de alcoholismo y vivían en un contexto de violencia intrafamiliar.

La mujer fue imputada por homicidio agravado por el vínculo y atenuado por circunstancias extraordinarias. Estuvo un tiempo tras las rejas, pero debido a su edad recibió el beneficio de prisión domiciliaria y quedó a cargo de otro de sus hijos.

Fuente:

Más Leídas