policiales - abuso sexual abuso sexual
viernes 03 de junio de 2016

Fue imputado y está en la cárcel el acusado de abusar de una chica en Dorrego

El sospechoso se entregó en Córdoba y la policía lo trajo a Mendoza. En el viaje admitió ante los efectivos su autoría del hecho. Se esperan pruebas fundamentales.

A un mes del aberrante hecho que conmocionó a vecinos de Dorrego, la violación de una adolescente de 14 años en la vía pública y a plena luz del día, el acusado ya está en Mendoza luego de que el viernes pasado se entregara en Córdoba. De manera extraoficial reconoció el hecho, fue imputado y pasó a la Penitenciaría. La semana próxima se realizarán pruebas claves para la continuidad de la causa.
Rubén Fabián Guillot (38), el sospechoso, llegó a la provincia ayer, trasladado por una comisión de policías que lo fueron a buscar a Río Ceballos, en Córdoba. Hace una semana este hombre se presentó en una comisaría de esa localidad y confesó que la policía lo estaba buscando.
Está acusado de abusar sexualmente de una chica de 14 años el pasado 2 de mayo en la esquina de Las Cañas y Aramburu en Dorrego, Guaymallén. Según manifestó la víctima, en ese lugar se bajó de un colectivo y fue atacada por sujeto que la tiró a una acequia, la amenazó con un arma de fuego y la abusó. Este hombre viajaba en el mismo micro que la joven y descendió de la unidad cuando lo hizo ella.
El hecho generó indignación y reclamos en los vecinos de la zona, y una amplia investigación de la policía para dar con el autor.
Gracias a las cámaras de seguridad del colectivo lograron identificarlo físicamente y rastreando su tarjeta Red Bus llegaron al lugar donde vivía con su pareja e hijos. Sin embargo, allí no estaba.

Viaje y confesión
Antes de entregarse y durante más de 20 días, Guillot recorrió distintas provincias escapando de la policía. Esto se lo contó él a los efectivos que lo trajeron a Mendoza. Dijo que estuvo primero en San Juan, luego en La Rioja y por último en Córdoba. Admitió que se entregó porque sabía que lo buscaban y porque ya no tenía recursos para subsistir.
También en el viaje de vuelta el acusado reconoció haber cometido el ataque y se mostró arrepentido, aunque intentó justificarse. A los uniformados les dijo que la chica le gustó, que ella no dejaba de mirarlo y que pensó que lo estaba provocando.
Más allá de estas confesiones, inesperadas para los policías, cuando tuvo la posibilidad de declarar formalmente ante los investigadores decidió no hacerlo.
Tras ese paso de rigor, el fiscal Tomás Guevara lo imputó ayer por el delito de abuso sexual agravado con acceso carnal y con uso de arma de fuego. Hoy ya estará en la Penitenciaría.

Claves
El próximo martes se realizará una rueda de reconocimiento, en donde estarán el imputado y la víctima. En caso de que el hombre sea señalado por la chica, esto se convertirá en un elemento fundamental para mantener la acusación. Otro de los pasos importantes será un cotejo de ADN para determinar si los restos genéticos hallados en la adolescente pertenecen a Guillot.
Esta prueba también se realizó con el primer sospechoso que tuvo la causa. Un hombre con un asombroso parecido físico al ahora detenido y que estuvo demorado algunas horas, hasta que la madre de la víctima se comunicó con la fiscalía y contó que su hija había visto al abusador arriba de un micro. Este muchacho fue liberado tras una declaración informativa. Además el cotejo de ADN dio negativo, por lo que quedará desvinculado en el expediente.

Fuente:

Más Leídas