policiales - abuso sexual abuso sexual
jueves 09 de febrero de 2017

"Esto es lo que a mí me hicieron en el penal cuando estuve preso"

Es lo que le dijo a las víctimas el hombre de 28 años que cayó preso por violar a la pareja y a la hijastra de 11 años en Uspallata.

Una madre y su hija de 11 años fueron abusadas por el concubino de la mujer. El hecho, que provocó una gran consternación en la villa de Uspallata, tuvo derivaciones impensadas: a la pequeña le hicieron estudios en el hospital Notti para saber si había quedado embarazada, ya que sufre de vómitos. Se conoció ayer que el resultado fue negativo y se comprobó que la violación fue con acceso carnal.

Los abusos fueron presenciados por una hija de la pareja de 3 años.

El individuo, de apellido Fernández (28), quien ya estuvo detenido por violencia de género y por herir a un efectivo policial, ya fue aprehendido, a disposición de la Oficina Fiscal 11 de Luján de Cuyo y la Fiscalía de Violencia de Género. Estaba en libertad por el pago de una fianza.

El escenario de estos aberrantes sucesos fue la finca La Forestación, en San Alberto, a unos 15 kilómetros de Uspallata, donde vivía Fernández con su pareja y la niña de 11 años.

En otra ocasión, cuando ella estaba embarazada de él, la mujer se enteró de que el hombre había tocado a su hija, lo que motivó una fuerte discusión con golpes de puño.

La mujer lo denunció y él terminó en la cárcel por violencia de género, ordenándosele la restricción para acercarse al hogar.

Tras pasar dos meses entre las rejas, increíblemente salió porque la familia de él obligó mediante amenazas a la mujer a retirar la denuncia.

Lo peor estaba por venir
La violencia de Fernández era conocida en la zona. Además de pegarle a su mujer estando embarazada hirió un policía con un cuchillo y el uniformado se salvó sólo porque tenía puesto el chaleco antibalas.

Cuando Fernández salió del penal regresó a la finca y la relación con la mujer se reinició, ya que de su unión había nacido una nena que actualmente tiene 3 años.

Hace un mes –según se conoció ayer– Fernández volvió a las andanzas y tomó a la nena de 11 años y la accedió carnalmente delante de la madre y de la hermanita.

Luego se abalanzó contra la mujer y le dio una paliza. Y mientras la violaba le decía: "Esto es lo que a mí me hicieron en el penal cuando estuve preso".

Esta vez la mujer, al borde de sus fuerzas, se lo contó a una vecina, y esta fue la que llamó a la policía y narró lo sucedido.

De inmediato concurrieron a la finca efectivos de la Comisaría 23 de Uspallata, quienes lograron darle alcance al sujeto, que estaba por escapar, y lo llevaron esposado a la dependencia policial.

Luego fue llevado a la Oficina Fiscal 11 de Luján de Cuyo, donde el caso de la nena quedará a cargo del Fiscal de Instrucción Hernán Ríos, quien lo imputaía por abuso sexual agravado con acceso carnal y agravado por la tutela.

En el caso de la mujer intervendrá la fiscal de Violencia de Género Mónica Romero.

El destino final de Fernández será el regreso al penal, mientras avanza la instrucción del expediente por esta doble violación.

Ya había estado alojado en el pabellón destinado a los violentos en contexto de género.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas