policiales - Godoy Cruz Godoy Cruz
miércoles 02 de noviembre de 2016

Está en grave estado un joven que fue apuñalado en un semáforo

Tomás Ezequiel Loria (18) lucha por su vida tras haber sido asaltado cuando junto con su padrastro se detuvieron en un semáforo en Godoy Cruz.

Tomás Ezequiel Loria (18) lucha por su vida en la terapia intensiva del Hospital Español, tras haber sido asaltado cuando junto con su padrastro se detuvieron en un semáforo en Godoy Cruz. El joven iba en el asiento del acompañante del Peugeot 306 al mando de Eduardo Loyola.

Atrás iba sentada una prima de Tomás, de la misma edad. Cuando el conductor llegó a la esquina de Hualpa y Perito Moreno, cerca de las 0.30 del martes, el semáforo daba rojo. Adelante suyo se detuvo un auto y atrás otro. Lo que menos podían pensar el conductor y los ocupantes del 306 era la odisea que les iba a tocar vivir.

Cuando dio el verde, Loyola quiso arrancar pero el vehículo de adelante no lo hizo. Eso fue aprovechado por otros dos delincuentes que iban en el que se estacionó atrás, para atacarlos. Uno a cada lado de la puerta se ubicaron para robar el auto. Tomás iba con la ventanilla abierta y un asaltante, para neutralizarlo, le asestó una profunda puñalada en el hemitórax derecho, que le perforó un pulmón. Otro asaltante atacó a Loyola con un puñal en un mano.

La chica que estaba en el asiento de atrás no perdió el coraje. Abrió intempestivamente una puerta y le pegó al delincuente que había herido a Tomás en una pierna. Esta reacción hizo que los dos autos –el que estaba estacionado adelante y que iba con dos cómplices de los atacantes– escaparan.

Tomás fue llevado de urgencia al Español, donde fue operado dos veces de la perforación del pulmón derecho. Estuvo con respirador. Loyola también fue asistido por la lesión en la mano.

Tremendo
Diario UNO habló con el padre de Tomás Loria en la puerta de terapia. Consternado y con los ojos llenos de lágrimas no encuentra consuelo a lo que le pasó a su único hijo. Recordó que el chico cursa el sexto año de la escuela Enrique Mosconi, de Chacras, y que el sueño de su vida es estudiar ingeniería. Hay varios de sus compañeros de escuela que se turnan para saber como está.
El hombre, con el rostro mojado de lágrimas, dijo: "Me tenía que pasar algo así a mí, no a mi hijo. Esto es desesperante. Doy gracias a Dios de que la prima logró reaccionar y ponerlos en fuga y evitar lo peor".

El hombre está cansado de tanta violencia y de "ver que nada se hace para que la sociedad pueda vivir como se merece: tranquila y que se pueda ir a trabajar sin miedo y salir sin miedo. ¿Qué quieren los gobernantes, la policía y los jueces? ¿Que nosotros les limpiemos las calles para que ellos puedan andar sin problemas? La bronca es mucha y la impotencia más. Tomás recuerda que el parque General San Martín lo hicieron los presos y entonces se preguntó ¿por qué no los ponen a trabajar, para que no usen la poca cabeza que tienen para delinquir, para matar a gente inocente? Esto hoy me tocó a mí pero ninguno está exento de que le pase algo igual ¿Qué quieren? ¿Que nos maten a todos?", se preguntó, desesperado.

A modo de reflexión consideró: "No creo que la mano dura sirva si no va acompañada por una Justicia que actúe en consonancia. No pido justicia para mí ni para mi hijo porque todos tiene derecho a tenerla sin necesidad de salir a hacer marchas para hacer valer un derecho que le corresponde. Pagamos nuestros impuestos. Tenemos deberes pero también derechos. Estos nunca fueron respetados. En cambio nuestros gobernantes sólo piensan en ellos, en su seguridad".
"No tienen vergüenza"
El padre del chico internado no dejó fuera de su reflexión las palabras de la diputada nacional por Cambiemos Susana Balbo, quien dijo que debería ganar el doble de lo que le pagan en el Congreso nacional: "Yo pagaría con gusto si hicieran algo pero ni a esta señora ni a los otros legisladores les importamos nosotros, los ciudadanos. Ellos piensan sólo y exclusivamente en sus intereses y encima no tienen la más mínima vergüenza de demostrarlo", dijo con mucho pesar.

También atribuyó a los doce años de kirchnerismo la situación en materia de seguridad que golpea a Mendoza.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas