policiales - San Martín San Martín
jueves 25 de agosto de 2016

Encontraron una gorra manchada con sangre del comerciante desaparecido

Estaba en el vehículo que fue hallado incinerado el domingo. Hay cuatro sospechosos de darle muerte a Adán Honorato para quitarle el rodado.

Son mil lugares. Millones. Casi infinitos. Coco puede estar en cualquier parte. A pocos días de su desaparición y con los indicios reunidos, ya casi no hay esperanzas de encontrarlo vivo.

Pero, al menos, hay que encontrarlo. Este miércoles, por algún dato proporcionado por alguna de los 6 detenidos, cuatro de ellos ya imputados por homicidio, la búsqueda se concentró sobre el límite norte del distrito de Buen Orden y el comienzo del territorio de Chivilcoy. Allá casi todo es matorral y basura.

Y nada apareció. Ni un rastro de Adán Américo Coco Honorato (58).

Este miércoles al mediodía unas 50 personas, la mayoría familiares y amigos de Coco, cortaron las calles céntricas de San Martín. "Hay poca policía trabajando. Nosotros somos 30, hemos estado rastrillando la zona todos estos días, pero necesitamos que se destinen más medios y personal a la búsqueda", dijeron.

Las certezas son estas: Coco fue visto por última vez cerca de las 19, en la feria de Lavalle y carril Norte, tratando de vender huevos y azúcar.

Luego hay varios testimonios que dicen haber visto la camioneta por la zona del cementerio de Buen Orden.

Algunos dicen que ya la camioneta era conducida por desconocidos e, incluso, que Coco era llevado en la caja del vehículo.

Luego, otros testigos dicen haber visto cómo un grupo de hombres jóvenes empujaban el vehículo y lo incendiaban.

Estas declaraciones ayudaron a identificar a las 6 personas que fueron detenidas en las últimas horas.

Además en el vehículo se encontró una gorra manchada con sangre, que era de Coco, y una llave cruz, también con alguna mancha hemática.

La fiscal de Instrucción de San Martín Florencia Díaz Peralta, aún con la falta del cuerpo, decidió ayer en horas de la mañana imputar a cuatro de los detenidos por el delito de homicidio criminis causa y ordenó continuar con los rastrillajes.

"Coco era un hombre tranquilo, solidario, confiado, que tenía dificultades para mover un brazo y una pierna por un accidente que tuvo hace unos años. Lo han visto como una víctima fácil, que no podía resistirse. Lo único que les debe haber interesado era robarle la camioneta y lo poco que tenía en ella", dijo un yerno del desaparecido profundamente acongojado por la tragedia que los envuelve.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas