policiales policiales
viernes 03 de junio de 2016

Encontraron descuartizado a un niño que desapareció cuando iba a pescar

El hallazgo se produjo cercanías de la Ruta Provincial 6, de esa población rural ubicada a 180 kilómetros al sureste de la ciudad de Santiago del Estero.

El cuerpo de un niño de 11 años desaparecido desde el martes cuando salió de su casa para pescar fue encontrado descuartizado en un basural de la localidad santiagueña de Quimilí, informaron fuentes policiales.

Mario Agustín Salto, de 11 años, fue hallado descuartizado en un basural a la vera de un camino vecinal donde los perros se disputaban sus restos.

El hallazgo se produjo cercanías de la Ruta Provincial 6, de esa población rural ubicada a 180 kilómetros al sureste de la ciudad de Santiago del Estero.

El juez del Crimen de Cuarta Nominación, Miguel Moreno, supervisó los trabajos del personal de la Dirección de Investigaciones y el área Científica de la Policía de la provincia hasta altas horas de la noche deljueves, y también constituyó su despacho en la ciudad para esclarecer el horrendo asesinato.

Los voceros revelaron que el cuerpo estaba desmembrado y que fue encontrado este jueves a la mañana por un lugareño, al que le llamó la atención que los perros arrastraban una bolsa de consorcio que estaban en medio de la basura. Cuando se acercó descubrió el macabro hecho y dio aviso de inmediato a la Policía.

Mario Agustín salió de su casa en el paraje San Francisco el martes a la siesta para pescar como lo hacía con frecuencia. Las cámaras de seguridad de la municipalidad local captaron su paso por la rotonda sur, a las 15.34 rumbo a la represa del desagüe.

Iba en su bicicleta, cargando un balde y una caña de pescar. Como no regresaba, su familia salió en su búsqueda la misma tarde del martes, recorriendo los lugares que frecuentaba, señala hoy El Liberal de Santiago del Estero.

A partir de allí, la búsqueda fue intensa, los bomberos voluntarios y la Policía de Quimilí fueron los primeros en iniciar la tarea, el día miércoles en las primeras horas se sumó el Grupo Especial de Rescate, el grupo de rescatista Sugara, que a pesar del intenso frío de las mañanas y las noches, permanecían sumergidos en las aguas de la represa intentando encontrar el cuerpo del menor.

También familiares, vecinos y todo el pueblo se sumó a los rastrillajes a pie, a caballos, en motos y camionetas.

Pero en la mañana de este jueves se conoció la peor noticia, en el otro extremo de la ciudad, más precisamente en la ruta provincial 6 -en el tramo que une Quimilí con Otumpa- a dos kilómetros de la ciudad y en un acceso por tierra a un camino vecinal, se había encontrado el cuerpo de un niño.

Inmediatamente se prohibió el ingreso a la zona y se aguardó el arribo de la División Criminalística de la Policía de la provincia, conjuntamente con investigadores de la División Homicidios y Delitos Complejos de la Capital, el médico forense, e incluso el juez Miguel Moreno, quien entiende en la causa, para iniciar los trabajos en la escena del macabro hallazgo.

Fuentes ligadas al caso confiaron que el cuerpo desmembrado de Marito estaba en una zona montuosa, le faltaban las extremidades inferiores y la cabeza. El cráneo fue hallado en las cercanías; tenía al menos seis cortes en el rostro y en el cuero cabelludo.

Los restos fueron encontrados alrededor de las 8.00, y con el correr de las horas decenas de personas se acercaron al lugar para seguir de cerca el trabajo de los investigadores expresando su indignación y dolor por lo ocurrido.

El juez Moreno ordenó que el cuerpo del pequeño, fuera trasladado a la Morgue Judicial para la correspondiente operación de autopsia que la realizará una junta médica. Consultado sobre la posibilidad de que Mario Agustín haya sido víctima de un ataque sexual, Moreno fue prudente y señaló que sobre ello no puede hablar aún, y que los resultados de la autopsia clarificarán algunos interrogantes.

Los especialistas creen que el niño no fue asesinado en el lugar pues no había grandes cantidades de sangre, sólo algunas gotas que se habrían derramado cuando arrojaron los restos en el lugar. Una hipótesis que tomaba fuerza es que el o los asesinos mantuvieron varias horas los restos del pequeño en una heladera, ya que no tenía rigidez cadavérica y la sangre estaba fresca.
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas