policiales - Dorrego Dorrego
jueves 31 de marzo de 2016

En la mira: se complica la situación judicial de los policías "mecheros"

El fiscal de Instrucción de Guaymallén, Gonzalo Marzal, imputará en las próximas horas a los dos efectivos.

El fiscal de Instrucción de Guaymallén, Gonzalo Marzal, imputará en las próximas horas a dos efectivos policiales ​por el delito de hurto en grado de tentativa agravado, por haber intentado llevarse y cambiar los precios de dos bandejas de carne en el supermercado Walmart de Dorrego, Guaymallén, el Viernes Santo. Su situación es más complicada debido a que son funcionarios públicos. Sin embargo, este delito les permite seguir en libertad porque es excarcelable.

El Ministerio Público ya solicitó las grabaciones de las cámaras internas del súper donde quedó plasmado el acto de los dos efectivos, quienes aparentemente estaban ebrios en el momento del hecho.

Además, el fiscal Marzal convocará a testigos que hayan presenciado lo ocurrido, entre ellos un uniformado que presta servicios extraordinarios en el lugar y también a una cajera.

Apenas el hecho tomó estado público, causando un revuelo lógico, la Inspección General de Seguridad (IGS) inició una investigación administrativa y una vez que concluya será elevada su resolución al consejo del Ministerio de Seguridad. Puede ser desde un pedido de sobreseimiento, una suspensión por tiempo determinado o, en el peor de los casos, la exoneración. La última palabra, en este delicado caso la tiene el Ministro de Seguridad de la provincia, Gianni Venier.

El caso no fue denunciado en la Oficina Fiscal 8 de San José por el hiper, porque llegaron a un arreglo con los policías Jonathan Manzano, quien es auxiliar, y el inspector Guillermo Pedernera, y estos finalmente pagaron el importe exacto de la mercadería. Los efectivos que terminó con el apelativo de "mecheros" habrían escondido el preciado botín debajo de sus prendas de vestir siendo por lo tanto atrapados in fraganti por una de las cajeras con la cual mantuvieron presuntamente un altercado.

Cuando fueron detectados por personal de seguridad interna y registrados en las cámaras de seguridad, muy contrariados hicieron conocer sus cargos con lo cual dieron a entender que ello les daba el vía libre para hacer lo que querían.

​Sorpresa ​
​Este suceso inédito en la fuerza ocurrió el viernes pasado alrededor de las 8.40, en las instalaciones que el Walmart posee en Dorrego, Guaymallén, donde los policías llegaron a bordo de un Volkswagen Bora. Uno de ellos es Manzano, que se encuentra con licencia psiquiátrica y por tal razón es que desde Sanidad Policial se le retiró su arma reglamentaria. El otro, Pedernera, se desempeña la Unidad de Investigaciones de Maipú donde presta servicio desde hace un año.

​De inmediato los guardias del supermercado notaron que estaban ebrios y fueron detrás de ellos al mismo tiempo que alertaron al personal que tiene a su cargo las cámaras de seguridad, porque temieron que algo anormal podía ocurrir.
Fuente:

Más Leídas