policiales - Buenos Aires Buenos Aires
jueves 10 de noviembre de 2016

El macabro crimen de una mujer en Paraná aún no tiene culpables

Se trata de una mujer de 36 años, quien fue encontrada en un basutal. Del autor del hecho nohay rastros.

Fue descartada como basura. Del asesino no hay pistas hasta ahora, pero anoche la Policía entrerriana ejecutaba allanamientos en la última casa donde habría estado Jessica Paola Do Santo, una alternadora oriunda de Chivilcoy provincia de Buenos Aires. Ayer, el cuerpo de esta mujer de 36 años fue hallado descuartizado en un lugar abandonado por el Estado, donde la mugre se acumula a cielo abierto. La calle más cercana está a 400 metros, es avenida Larramendi. A corta distancia está la cancha de la Portland, conocida con ese nombre por pertenecer a la ya desaparecida fábrica de Amalia Fortabat.

Bajada Grande, al oeste de Paraná, volvió a sacudirse ante un femicidio como ocurrió el sábado a la noche, cuando fue asesinada Romina Ibarra. Decenas de curiosos se acercaron al lugar y no podían creer lo que escuchaban cuando preguntaban qué estaba pasando.

"Encontraron a una mujer descuartizada", repetían los que ya llevaban varias horas en el lugar a los que recién llegaban. Muchos se preguntaban si sabían de alguna muchacha de la zona que estuviera desaparecida. Es más, alumnos de la escuela Secundaría Nº 91 de la Baxada del Paraná se acercaron a ver qué ocurría.

Según pudo conocer UNO, el hallazgo se produjo ayer a las 16.15 cuando Américo Arredondo regresaba a su casa a caballo y divisó a un costado del camino de tierra, entre la mugre, una bolsa de la que sobresalían restos de un cuerpo humano. Al parecer, el hombre miró más de cerca y se percató de que era un brazo. De inmediato se fue hasta la casa de una amiga que vive en la zona y llamaron a la Policía, que llegó rápidamente. Al lugar se tiene acceso tanto por Larramendi como por avenida Estrada. Así que tras perimetrar la zona comenzaron a recolectar las partes del cuerpo: cabeza, brazos y piernas. Además se encontraron prendas de vestir que tenían manchas de sangre y podrían pertenecer a la víctima. Cada uno de los movimientos de los peritos médicos y policías fueron seguidos de cerca por los fiscales Alvaro Piérola, Patricia Yedro y Leandro Dato. Es más, una vez concluido todo el recorrido por el lugar, donde se levantaron más de 30 pruebas, Dato hizo secuestrar unos guantes de látex y un balde plástico, que tenía supuestamente sangre en su interior y que estaban a más de 50 metros de donde aparecieron diseminados los restos de la mujer.

Por orden de los fiscales, el cuerpo fue trasladado a la morgue de Oro Verde, donde se le practicó la autopsia. UNO supo que los investigadores sospechan que el o los asesinos tienen algo de conocimiento de anatomía, ya que los cortes fueron realizados en las articulaciones.

Según fuentes policiales consultadas por UNO, hasta anoche no había ninguna denuncia en las seccionales de Paraná reclamando por la mujer. Sin embargo, los investigadores pudieron reconstruir los últimos movimientos de la víctima, quien vivió en distintos barrios de la capital entrerriana: Villa 351, Cáritas y Pronunciamiento. Tal es así que anoche se allanó una casa en la zona del barrio Las Flores, donde habría sido vista hace unos cinco días porque posiblemente no encontraba vivienda fija.
Los investigadores ya saben que la mujer no fue mutilada en el lugar donde la encontraron. O sea que el o los asesinos la llevaron en algún vehículo hasta el lugar donde apareció. Por tal motivo observaron el terreno para ver las huellas que podían encontrar en el deteriorado camino y pidieron las imágenes de las cámaras del 911 que hay en la zona. Una de las hipótesis es que el deceso data de 48 horas, pero hasta que la autopsia no esté concluida no se sabrá.

Una vez terminada la tarea en el predio, Dato se detuvo a hablar con UNO y otros medios de comunicación presentes en el lugar. "Encontramos el cuerpo de una mujer. Pero aún no podemos dar muchas precisiones", dijo el fiscal.

Por otra parte, Ángel Rickle, jefe de la División Homicidios de la Policía, describió la escena como horrorosa. "Tanto las extremidades inferiores y superiores estaban en otros lugares, alejados del torso", señaló el jefe de los investigadores, quien pidió cautela.

Anoche, cerca de la 22, en un contenedor ubicado en calle República de Siria y Ameghino, la Policía halló ropa y zapatillas con manchas de sangre que podrían estar relacionadas con el crimen de Jessica Paola Do Santo, informó Reporte 100.7.
Fuente: UNO Entre Ríos

Dejanos tu comentario

Más Leídas