policiales - Judiciales Judiciales
lunes 04 de julio de 2016

El líder de los Ñoquis, una banda armada de Las Heras, espera sentencia

Santiago Robledo está acusado de una docena de causas por coacciones agravadas. La historia de su enfrentamiento con los Monos.

Una docena de causas son ventiladas desde este lunes en los tribunales provinciales y tienen en su mira a Santiago Robledo Ibaceta, el presunto líder de una banda criminal de Las Heras que mantuvo un enfrentamiento violento contra otra organización criminal.

Robledo, conocido como Ñoqui, enfrenta la mayoría de las acusaciones por coacciones agravadas por el uso de arma de fuego. Según detallaron fuentes judiciales, el hombre lideraba una banda y amenazaba a los vecinos de los barrios 8 de Abril y 9 de Julio para que desalojen sus casas y se vayan de la zona.

El hombre, que estuvo 9 años preso por otras causas de tenencia de armas de fuego y por estupefacientes, se sentó en el banquillo de acusados de la Primera Cámara del Crimen. El proceso continuará este martes con los alegatos y posiblemente el tribunal dicte sentencia, según adelantaron fuentes ligadas al caso.

Entre los testigos que comparecieron en la primera jornada del debate oral y público, uno de ellos fue su ex pareja quien aseguró que le tiene miedo al hombre y que existen otros delitos que ha cometido, los cuales aún no se han investigado.

Conflicto sangriento

El Ñoqui Robledo está sospechado de liderar junto a su hermano una banda homónima que protagonizó varios enfrentamientos en los barrios ubicados al norte de la base Cóndor de la Policía de Mendoza, a la vera de la calle Regalado Olguín. En esa zona se ubican los complejos 8 de Abril y 9 de Julio, entre otros.

La banda antagonista son los Monos, cuyos líderes fueron condenados en agosto del 2014. En un debate que se realizó en la misma Cámara del Crimen fueron juzgados Rodrigo Yoyi Outeda (23) y su padre, Juan José (44).

El primero de ellos recibió una pena de 13 años de prisión por el homicidio de Enrique Contreras, un joven de 18 años que justamente formaba parte de la banda de los Ñoquis y fue baleado en la manzana F el 19 de diciembre de 2012. La Justicia comprobó que Yoyi fue el autor de los disparos.

Su progenitor, Juanito Outeda, fue condenado por coacciones agravadas por el uso de arma de fuego –mismo delito que le imputan al Ñoqui- a tres años de prisión en suspenso, por lo que quedó en libertad. El hombre protagonizó una balacera con amenazas contra la familia de Contreras cuatro días después de su homicidio, advirtiendo que saquen la denuncia en contra de su hijo.

Otro homicidio que las autoridades policiales vinculan al enfrentamiento entre bandas es el de Pablo Lucas Navarro (19). El joven era integrante de los Ñoquis y fue ultimado a disparos en el interior del 9 de Julio en marzo de 2014. El principal sospechoso de cometer el asesinato es Cogote Outeda, el hermano mayor del Yoyi.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas