policiales policiales
martes 10 de enero de 2017

El ladrón que atropelló y mató a una joven e hirió a su bebé iba a 180 kilómetros por hora

El delincuente había sido liberado por error, aseguraron desde el gobierno provincial. No debía salir hasta 2019


A. Gamero y S. Segade
gamero.alejandro@diariouno.net.ar


La tragedia que causó el sábado pasado un motochorro, quien robó un auto en Las Heras, acelerando a 180 kilómetros por hora, se estrelló cuadras después contra una parada de colectivos y mató a Ayelén Arias, a una joven mamá de 20 años, y dejó gravemente herido a su pequeño hijo de 1 año y medio, reveló ayer una situación inesperada que promete ser otro escándalo para el Poder Judicial: el delincuente había sido liberado de la cárcel erróneamente en agosto de 2016 porque la Justicia hizo mal el cómputo de la pena.

Así lo confirmó el subsecretario de Justicia de la Provincia, Marcelo D'Agostino, quien señaló: "Esta persona debería haber seguido presa hasta 2019, pero por un error en el cálculo de la pena, le dieron la libertad en agosto del año pasado".

Horacio Martín Rodríguez, 26 años, al volante de un BMW que había robado el sábado por la noche, arrancó de cuajo (minutos después del asalto) la casilla de la parada de colectivos ubicada en la lateral del Acceso Norte casi Manuel A. Sáez, donde estaba sentada, esperando el micro, la joven mamá de 20 años con su bebé.

Fue detenido en el lugar por los transeúntes que salían y llegaban a un hipermercado mayorista, que fueron espantados testigos de la tragedia. El motochorro intentó escapar, pero los testigos se lo impidieron a golpes y forcejeo.

Cuando la policía lo identificó, supo de su reciente salida de la cárcel, que había estado condenado y que tenía un nutrido prontuario por robos a mano armada.

La Corte ordena investigar
La novedad de su incorrecta liberación sacudió ayer el clima vacacional del Poder Judicial y los cimientos de la mismísima Suprema Corte de Justicia, donde se ocuparon personalmente –afirman distintas voces judiciales– de darle vuelta una y otra vez al cálculo del monto de la pena de Rodríguez, para dar con la cuenta que había hecho la Quinta Cámara del Crimen, el tribunal que lo sentenció: el cómputo está mal hecho.

El motochorro había sido condenado en 2009 a 12 años de cárcel. La cuenta correcta indica que la pena la cumpliría en 2019, pero fue liberado tres años antes.
A raíz de este error, la presidencia de la Corte ordenó una investigación sumaria para saber qué ocurrió.

Ya el domingo, el juez del máximo tribunal José Valerio, en ejercicio de la presidencia, solicitó todos los expedientes tras notar que algo no cuadraba en la condena.

Revisados los números, ayer el titular de la presidencia, Pedro Llorente, ordenó el sumario interno.
Ni siquiera el cumplimiento de los dos tercios de la pena (ocho años en este caso), que obliga en casi todos los casos a la Justicia a otorgar la libertad condicional se aplicaba para la ocasión.

Primero porque Rodríguez es reincidente y tenía una pésima conducta en el penal –según ha trascendido–, que le impidió acceder a algún beneficio.

Y segundo, porque se lo liberó certificando la "pena cumplida" (es decir la totalidad) como al parecer indicaba el cálculo hecho por la Quinta Cámara.

Desde muy chico
Rodríguez tenía una carrera delictiva consolidada desde que era menor de edad, con varias entradas al ex COSE (el centro de detención juvenil). Según los antecedentes de la Justicia, delinquía desde los 14 años. Ya con 19 años, en 2009, fue condenado a 8 años y 6 meses de cárcel por un robo agravado.
Luego en 2012, la Quinta Cámara del Crimen hizo una unificación de penas por otros delitos que había cometido y por los que fue declarado culpable.

En tribunal unipersonal, el juez Gonzalo Guiñazú lo sentenció a 12 años y 8 meses, por lo que debía salir en libertad (según los cálculos que se hacen ahora), con la condena cumplida, en 2019.
Fue por esa sentencia que el tribunal determinó, tras hacer los cómputos, que la pena quedaba cumplida en 2016.

Imputado y detenido
Mientras tanto, la fiscal Claudia Ríos formalizó ayer la acusación contra Horacio Rodríguez.
Lo imputó por robo agravado en concurso real con homicidio simple con dolo eventual y tentativa de homicidio simple con dolo eventual.

La figura del dolo eventual viene a transformar la muerte de la mujer atropellada por Rodríguez en un homicidio, delito que tiene una condena de 8 a 25 años de cárcel, como si hubiera sido intencional.

Aunque el delincuente no tuvo la intención de matarla, su conducta temeraria a bordo del rodado, consciente y siendo indiferente a las consecuencias que podía causar ante un accidente, elevan la calificación del delito y el castigo de la pena cuando oportunamente sea condenado.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas