El hermano de un comisario es investigado por la mafia de los trapitos

Diego Trepicchio tiene varios antecedentes. En 2014 robó un auto y fue atrapado. Su hermano es un comisario general de larga trayectoria e investigado en varias ocasiones.

Diego Ariel Trepicchio (39) está siendo investigado por la situación ocurrida en la puerta del boliche Grita Silencio en la madrugada de este sábado. Pero no es la primera vez que el hombre está bajo la lupa de la Justicia.

Fuentes policiales confirmaron que tiene varios antecedentes por delitos, entre ellos robos agravados, estafas y tenencia de armas de fuego.

El caso más recordado ocurrió en julio de 2014. A fines de ese mes, Diego Terpicchio estuvo involucrado en el robo de un auto en plena Quinta Sección. Junto a dos cómplices, sustrajeron un VW Vento que estaba estacionado sobre calle Martínez de Rosas y se dirigieron a una vivienda. Pero no notaron que la Policía los seguía, por lo que terminaron detenidos a los pocos minutos.

Su hermano es Fernando Trepicchio, un policía del más alto rango: comisario general. Ha prestado servicios en innumerables dependencias: Policía Vial, Distrital de Maipú-Luján de Cuyo, Comisaría 14 de General Alvear, Cuerpos Especiales y Centro Estratégico de Operaciones (CEO). Actualmente es el encargado del Grupo de Resolución de Incidentes y Secuestros (GRIS) y el Grupo Especial de Seguridad (GES).

Fernando Trepicchio.jpg
El comisario general Trepicchio. Foto de archivo.
El comisario general Trepicchio. Foto de archivo.

Su larga trayectoria tienen tantas dependencias como investigaciones en su contra. El más reciente fue cuando los desplazaron de su cargo durante nueve meses en el marco de la investigación que impulsó Alfredo Cornejo por el cobro irregular de servicios extraordinarios. Trepicchio no sufrió la misma suerte de sus colegas -algunas fueron cesanteados- y volvió a la fuerza.

Algo similar ocurrió cuando estaba en General Alvear: lo desplazaron por acusaciones de operativos irregulares y dudas en el manejo del combustible para los móviles policiales.

El caso más grave fue en 1991, cuando estuvo investigado por los asesinatos de Carlos Saldaña (20) y Nelson Chavero (21). Sus cuerpos fueron hallados calcinados y baleados en un paraje de Lavalle, donde Trepicchio prestaba servicio. El ahora comisario nunca fue condenado por estos hechos.

Fuente:

Más Leídas