El esclarecimiento del crimen de Marina y Majo no está lejos

Los familiares de las chicas están cada vez más convencidos de que los acusados son los culpables del homicidio. La primera semana del juicio demandó la presencia de 27 testigos y 25 horas de audiencia. Mañana se reanuda


Enviado especial a Ecuador

Cuatro días. Casi veinticinco horas de audiencia. Veintisiete testigos: cinco policías, cinco peritos ecuatorianos, cinco colombianos y el resto, residentes de Montañita. Estos son algunos de los números que arrojó la primera semana del juicio que busca esclarecer los asesinatos de María José Coni (22) y Marina Menegazzo (21), las mendocinas ultimadas a fines de febrero pasado.

Extensas jornadas. Testimonios contradictorios. Cruces entre los abogados. Material audiovisual: videos, planos, fotos, tecnología 3D. Son los condimentos que enmarcaron el debate oral y público que trata de determinar la responsabilidad de Segundo Mina Ponce (33) y Aurelio Rojo Rodríguez (39), un encargado de seguridad de la comuna y un empleado de un hotel, respectivamente.

Gladys Steffani, Juan Coni, Renato, Cristina, Belén y Paula Menegazzo son los familiares que, con destacable compostura, han seguido con atención cada detalle de las pruebas que se han ventilado en estos primeros cuatro días. Algunas veces incluso interactuando y aconsejando preguntas a los abogados querellantes, Hernán Ulloa y Osiris Sánchez.

También en la parte acusatoria, la fiscal María Coloma ha presentado la mayoría de los testigos que han comparecido hasta el día del jueves. "Las pruebas son contundentes", había anticipado en su alegato inicial durante la primera sesión. Al finalizar la primera semana, los familiares de las víctimas están cada vez más convencidos de que están ante los asesinos de Majo y Marina.

En el lado contrario, los abogados defensores también han tomado protagonismo. La abogada de Ponce Mina, Milena Zambrano, tuvo escasa y casi nula participación en el primer día del juicio, el cual estuvo plagado de testimonios de peritos y policías que participaron en la investigación del hecho. Luego estuvo más activa solicitando varias preguntas ante el resto de los comparecientes.

Joselito Argüello, el representante legal del Rojo Rodríguez, ha protagonizado más de un cruce tanto con la fiscalía como con los abogados querellantes. Incluso el jueves solicitó que Osiris Sánchez sea apartado del proceso ya que supuestamente no tiene el aval del Foro de Abogados ecuatoriano. Esta incidencia se resolverá mañana, cuando se reanude la audiencia.

Los detenidos: uno ni pestañea y el otro se ríe y hace gestos
El Rojo Rodríguez y Segundo Ponce Mina siguen el debate desde la primera jornada a través de una videoconferencia desde el lugar de detención. El primero de ellos casi ni ha pestañeado a pesar de los distintos testimonios. Algunos de ellos lo comprometen a través de ciertas contradicciones. Por el contrario, Ponce Mina suele reírse, realizar gestos con su cara y con sus manos ante los distintos datos que van surgiendo del expediente.

Entre ellos hay diálogos, aunque son imperceptibles ya que tienen el micrófono desactivado, a menos que quieran dirigirse al tribunal.

Esto no es un punto secundario en el proceso. Durante la semana, los familiares de las víctimas han reclamado sus presencias en la sala de la Corte Provincial de Justicia de Santa Elena. Esto se concretará una vez que finalicen las pruebas ya que la declaración de los acusados será el último paso antes de la recta final: los alegatos y la sentencia.

La situación de ambos detenidos es complicada. A Ponce Mina hay testigos que lo vieron trasladando los cuerpos en un triciclo y su coartada sobre la participación de una banda no está acreditada con ninguna prueba. De hecho, la estrategia defensiva del Rojo es vincular al otro acusado en el doble crimen y ser absuelto. Sin embargo, hay horarios y declaraciones que también ponen en duda su versión de que dejó a las chicas en la casa de Ponce Mina y luego volvió a Montañita.

Queda al menos una semana más de juicio donde se desarrollará una parte crucial: declaraciones de los acusados y sentencia. El Primer Tribunal de Garantías Penales tiene la responsabilidad de encontrar la verdad del caso policial más importante de los últimos años con víctimas mendocinas. Todas son suposiciones y conjeturas pero hay una certeza: las familias pedirán la máxima pena.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas