policiales - Tupungato Tupungato
viernes 02 de septiembre de 2016

El dolor del hombre al que asaltaron y estuvo cinco días maniatado

Celestino Callar (67) manifestó en el hospital: "Me han pegado por todas partes". La víctima fue atacada por delincuentes en su vivienda, donde le robaron $22.000.

Nadie más que Celestino Callar (67) sabe todo lo que se le pasó por la mente, no sólo cuando dos malvivientes lo golpeaban para robarle dinero en su casa del Cordón del Plata, Tupungato, sino durante los cinco días que permaneció con los pies y las manos atadas, padeciendo frío, hambre y sed, y sin poder pedir ayuda.

Fue la policía la que lo encontró después de varios días, ante la alerta de un familiar desde Tucumán preocupado por su desaparición. El hombre, que fue trasladado el martes a la noche al hospital Antonio Scaravelli, en donde le diagnosticaron hipotermia, deshidratación y traumatismos por golpiza, se recupera favorablemente y está en sala común, pero afectado emocionalmente por lo sucedido.

"No quiero hablar de esto porque me hace mal", dijo a Diario UNO, aún consternado y sin querer dar detalles, este trabajador rural oriundo de Jujuy radicado en la zona hace muchos años, que fue asaltado hace una semana en su vivienda ubicada en la Finca La Merecida, en pleno sector rural de Tupungato. Hasta allí llegó la policía cinco días después, ante el aviso que dieron por teléfono porque no sabían de su paradero.

"Fueron cinco días, no cuatro los que pasé así", aclaró tajantemente la víctima de la causa que se caratuló como "robo agravado", corrigiendo algunas de las versiones surgidas a partir de este hecho resaltando, ante todo, el tiempo que debió pasar sin poder pedir auxilio. Es que –según el parte policial– Callar fue sorprendido el 26 de agosto a las 15 por dos hombres que ingresaron a su vivienda, lo amenazaron con un arma de fuego, lo golpearon y lo ataron de manos y pies con alambre, para poder sustraer del interior de su hogar $22.000, dejándolo incomunicado hasta la noche del martes 30.

Que no tenga parientes viviendo en la zona, quienes podrían haber detectado su ausencia antes, y que su casa sea una de las más alejadas de la ruta 89 por donde se da ingreso a esta finca de casi 500 hectáreas, habrían sido algunas de las razones que propiciaron el aislamiento al que se vio expuesto y los padecimientos que llevaron a que sea trasladado de urgencia por la ambulancia al hospital apenas lo hallaron maniatado.

"Lo único que le puedo decir es que me han pegado por todas partes", aseguró este hombre que está en sala común, señalando desde la cama 2 de la habitación 30 algunos de los varios hematomas que le dejaron y que, a simple vista, este medio constató en los pies, en distintas partes de las piernas, en la cara y en el pecho.

"Pero me voy a recuperar", expresó, aunque inmediatamente cambió la afirmación optimista por un dejo de preocupación para poder expresarse acerca de los hechos de inseguridad que dijo que, para él, ya están insertos en la zona, a pesar de que algunos crean que el Valle de Uco está ajeno a ese tipo de asaltos violentos. "A esto no lo van a poder parar. Ojalá que sí pero no sé por qué le tienen tanto miedo a la mano dura. Muchos derechos humanos, pero esto no se va a frenar así", aseveró.

Sin pistas de los autores
La Unidad Investigativa de Tupungato trabaja en el hecho para poder esclarecer quiénes fueron los que cometieron el asalto. Aún no hay detenidos ni sospechosos identificados.


Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas