El doble femicidio de las mendocinas en Ecuador: "No eran improvisadas, no se vinculaban con cualquiera"

Lo aseguraron compañeros de la fundación Puente Vincular sobre las jóvenes mendocinas asesinadas en Ecuador.

A los amigos y compañeros de la fundación Puente Vincular, de la que eran voluntarias Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22), las dos mendocinas asesinadas en Montañita (Ecuador), se les llenan los ojos de lágrimas y se les quiebra la voz cuando las recuerdan. Hay en el ambiente una mancha de tristeza que no disimulan. Dos de sus amigas fueron asesinadas y el dolor está presente entre ellos.

Los chicos piden justicia por las jóvenes y descartan que hayan sido unas "improvisadas" a la hora de vincularse con otras personas, en este caso, con sus presuntos asesinos. Para dar cuenta de esto, contaron cómo era su trabajo en la fundación, que se dedica a asistir a personas en situación de calle.

"Las chicas participaban en uno de los recorridos que hacemos los domingos en la noche, ellas iban a la plaza Dorrego", cuenta Valentina Jiménez, compañera del voluntariado. Allí se concentran cada domingo en la noche unas 40 personas que reciben viandas de comida. "Eran dos personas muy alegres y que tenían mucho peso en la plaza", agrega. Las dos jóvenes comenzaron a participar en la fundación en marzo de 2015.

Alejandro Marnetti explica cómo es el acercamiento a las personas en situación de calle.

"Al principio se tiene una charla superficial, hasta que después se genera una relación, pero eso no significa que tenemos vínculo con cualquiera que se nos cruza. No creemos que hayan tenido ese vínculo con cualquiera", dice respecto a la posible relación de las víctimas con los victimarios.

"No eran improvisadas, no es que nos vinculamos con cualquier persona", reafirma Valentina. Aunque no quisieron explayarse sobre los hechos, dieron una acotada apreciación al respecto: "Todo deja entrever que las cosas no han sido como dicen".

Los chicos adhieren a la convocatoria de este jueves a las 19 en el edificio central de Universidad del Aconcagua, donde Marina estudiaba. La marcha se dirigirá hasta Peatonal y San Martín, y se pide a los asistentes que vayan sin banderas políticas y con una vela.

Los compañeros de las chicas también describieron cómo eran sus personalidades. "Eran personas muy alegres, voluntarias muy comprometidas. En lo personal, yo estoy muy angustiada. El domingo las esperábamos de vuelta para que fuéramos a la plaza. Cuando fuimos y les contamos, lo que pasó todos se pusieron muy mal", comenta con la voz quebrada Valentina.

Los chicos contaron que incluso uno de los grupos, el de recreación, se mantuvo en pie gracias a una de las jóvenes, que fue la que lo impulsó todo el año pasado.

Por fuera del protocolo que habían armado para la conferencia, los demás jóvenes también quisieron hablar. Uno alza la voz: "Yo quiero desmentir la ingenuidad de la cual se las acusa, no les es propia, no son tontas. Que investiguen a quien le corresponda", sostuvo firme uno de los voluntarios.
Fuente:

Más Leídas