policiales - San Martín San Martín
jueves 25 de agosto de 2016

El cuerpo del comerciante en San Martín tenía graves lesiones en el rostro

Autoridades hallaron el cadáver de Adan Honorato (59) en la localidad de Montecaseros. La causa tiene 7 imputados por homicidio.

En la tarde de este jueves y tras varios días de búsqueda, las autoridades lograron encontrar el cadáver de Adan Américo Honorato, el hombre de 58 años de San Martín que era buscado desde el domingo pasado.

Policía Científica y la fiscal departamental Florencia Díaz Peralta encabezan las medidas investigativas entre los carriles Chivilcoy y Loyola, de la localidad de Montecaseros, donde fue encontrado el cuerpo de Coco.

El cuerpo fue remitido al Cuerpo Médico Forense (CMF) aunque fuentes judiciales adelantaron que a prima facie tenía graves lesiones en el rostro tales como fracturas en la nariz y ausencia de algunas piezas dentarias.

El operativo de búsqueda se activó en las primeras horas de la tarde gracias a la confesión del séptimo y último detenido que tiene el expediente. Este hombre aseguró que asesinó al comerciante sin intención cuando lo ahorcó con su brazo para intentar reducirlo y lo dejó sin aire.

Si bien esta versión no tiene mucho sustento, será el informe de la necropsia que realicen los peritos forenses lo que determine el motivo que causó la muerte. En el lugar también se encontraron rastros de pisadas que serán cotejados con las suelas de algunos calzados de los sospechosos.

Los rastrillajes comenzaron minutos después del mediodía y no arrojaban resultados positivos por lo que la fiscal Díaz Peralta decidió regresar a la Oficina Fiscal cerca de las 17.15. En ese momento, recibió un llamado de los sabuesos policiales quienes le confirmaron el hallazgo del cadáver.

En estos cinco días de investigación, la magistrada ha imputado a siete personas por homicidio criminis causa, es decir, matar para ocultar otro hecho. En este caso se trataría del asalto que sufrió el comerciante el domingo por la tarde donde le sustrajeron su camioneta, una VW Saveiro que apareció horas después incendiada.

Pese a no tener la prueba fundamental del cadáver, la fiscal había decidido imputar por homicidio a los sospechosos ya que las pruebas eran claras: habían testigos que los sindicaban, habían manchas hemáticas en el interior del rodado y se halló una gorra de la víctima con rastros de sangre.

Ahora la pesquisa avanzará a paso firme ya que se podrán realizar varios cotejos con el cuerpo de Coco Honorato, además de ahondar en detalles gracias a la confesión del último imputado.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas