policiales - mala praxis mala praxis
sábado 07 de enero de 2017

El cirujano Carlos Arzuza será inhabilitado por 5 años

A fines de enero o principios de febrero, el Ministerio de Salud tomará esa determinación, con el sumario listo.

l Ministerio de Salud tiene casi terminado el sumario contra el cirujano Carlos Gustavo Arzuza, acusado de mala praxis por la muerte de dos de sus pacientes, Roberto del Barco en 2013 y Beatriz Gattari a principios de diciembre pasado.

Esto significa que a fines de enero o principios de febrero será inhabilitado por cinco años para ejercer su profesión, pena máxima que puede aplicar la cartera sanitaria, en forma paralela al proceso judicial que se le está siguiendo, y por el cual arriesga de 8 a 25 años de cárcel junto con la pérdida definitiva de su matrícula. Habrá que ver si durante el juicio queda determinado si este profesional también cometió otro delito, el de usurpación de título, ya que no es cirujano plástico, aunque existen algunas interpretaciones jurídicas que indican que estaba igualmente habilitado.

También desde el Ministerio de Salud han solicitado información a la Procuración General, que dirige Alejandro Gullé, sobre el caso de una tercera muerte, el de la chilena Sandra Horta, ocurrida en 2009, ya que existe la presunción de que Arzuza trabajaba con otro profesional, Carlos Gassibe, a quien también se le suspenderá la matrícula por cinco años, por el caso Del Barco.

Lo que está investigando tanto el Gobierno como la Justicia es si existía una sociedad de hecho de ambos médicos para hacer procedimientos estéticos de diversa complejidad sin tener las autorizaciones correspondientes.

El problema es que la cartera de Salud, es decir el Estado, no habría iniciado ningún tipo de acción respecto a ambos profesionales, una vez que los hechos del caso Horta se hicieron públicos, dejando en evidencia la ausencia de controles respecto a las clínicas, sus profesionales, sus condiciones edilicias para prestar servicios, como por ejemplo contar con una sala de emergencia ante cualquier tipo de problemas que pudieran sufrir los pacientes en el mismo acto quirúrgico, o al menos tener un servicio de ambulancia en la puerta.

En este punto, el ministro del área, Rubén Giacchi, adelantó que apenas sea retomada la actividad de la Legislatura enviarán un paquete de 6 a 7 proyectos de leyes con el fin de reglamentar todo lo que tiene que ver con matriculación y especialidades.

"Acá se le ha otorgado especialidades a gente que no las ha tenido, se ha dejado ejercer a gente con matrículas suspendidas, todo esto lo vamos a reglamentar", argumentó. También explicó que están bajo la lupa diversas clínicas de estética.

En cuanto al estado de salud de Arzuza, quien tiene gangrenado su pene tras intentar realizarse un alargamiento del miembro, es por ahora estable y permitió su traslado al penal en Boulogne Sur Mer, en donde esperará la audiencia para la prisión preventiva. Allí aguardará el juicio, que empezará el 16 de febrero.

El acusado fue internado el 8 de diciembre. La policía lo arrestó en su clínica clandestina en calle Alem de Ciudad, pero decidieron alojarlo en el Central debido a que perdía mucha sangre por una operación que él mismo se realizó en el pene, al injertarse piel que finalmente se infectó y le produjo la gangrena.
En el hospital recibió numerosas curaciones y fue operado varias veces por las heridas. Finalmente el jueves los médicos le informaron a la Justicia que ya estaba en condiciones de dejar el nosocomio, por lo que se procedió a trasladarlo al penal tal cual lo había ordenado la fiscal Claudia Ríos, quien lleva las causas en su contra.

Tres expedientes


En tres expedientes la fiscal Ríos tiene las suficientes pruebas para pedir la prisión preventiva de Arzuza: la imputación por fraude al Estado luego de la denuncia de OSEP de retirar medicamentos en exceso con recetas truchas; la acusación de homicidio simple en perjuicio de Gattari –hecho que motivó su detención– y una tercera causa de lesiones graves culposas en 2012 que tuvo como víctima a una mujer a quien el médico le habría extraído el útero. Este último episodio había sido elevado a juicio pero restaba la orden de arresto.

Además de aguardar la preventiva, el sospechoso en febrero deberá afrontar el juicio por la muerte de Roberto del Barco (45), a quien sometió a una liposucción abdominal en 2013. Por esto fue detenido junto con su socio el médico Carlos Gassibe. Ambos fueron imputados por homicidio simple y recuperaron la libertad con el pago de una fianza.

La Justicia espera pruebas e historias clínicas por más denuncias en contra de Arzuza, por lesiones y hasta por otra muerte.
Fuente:

Más Leídas