El asesinato que desató una jornada caótica en un barrio de Palmira

Hay dos jóvenes detenidos por el homicidio de Sebastián Godoy (19). Incendiaron tres casas de la familia de los sospechosos.

El crimen de un joven de 19 años desató una jornada caótica en un barrio de San Martín durante toda la jornada de este miércoles. Dos jóvenes están detenidos por el hecho y son parte de una familia que tuvo que huir del lugar tras el asesinato.

Tras la muerte de Sebastián Roberto Godoy, los vecinos del barrio Venier de Palmira no dudaron en señalar a la familia Herrera. Según detallaron fuentes policiales, se trata de un grupo familiar que poco a poco ha ido construyendo precarias viviendas al costado de las vías del tren.

Para los vecinos son conocidos por protagonizar innumerables delitos en la zona. Y este miércoles fue un día más. Carlos Herrera (18) y un primo suyo fueron aprehendidos por personal policial tras el homicidio y quedaron a disposición de la fiscal departamental Mónica Fernández Poblet.

Según relataron testigos presenciales del hecho de sangre, el primero de ellos fue quien efectuó el disparo que terminó con la vida de Godoy. En cuanto al otro detenido, si bien su madre aseguró que es mayor de edad los pesquisas creen que tiene 16 años, por lo que esto será clave para definir su futuro procesal –si es menor deberá ser alojado en el ex COSE-.

Según relataron fuentes ligadas al caso, el enfrentamiento entre los Herrera y Sebastián Godoy no era nuevo. Hace algunos días, este último se había enojado con los muchachos porque lo habían "mandado al frente" como el autor de un robo que no había cometido.

Esto motivó que ambas partes protagonizaran una pelea a golpes de puños en las primeras horas de la mañana de este miércoles. Tras la trifulca, Godoy no se quedó satisfecho y fue junto a su padre a buscar a los Herrera a su casa. Fue en la intersección de calles Cipreses y Los Almendros donde los encontró, pero Carlos tenía un arma de fuego con la cual le efectuó un disparo.

La bala ingresó por el hemitórax derecho y si bien la víctima fue trasladada al Hospital Perrupato, llegó sin vida.

Con la detención de los Herrera la situación en el barrio estuvo lejos de calmarse. Desde el entorno de la víctima fatal decidieron tomar revancha con sus propias manos e incendiaron tres viviendas de la familia durante toda la jornada. Los ocupantes debieron huir del barrio ante semejante represalia.

Lo cierto es que la situación de los dos detenidos es complicada: no sólo los testigos presenciales los incriminaron sino que también se secuestró un arma de fuego que está siendo peritada por Policía Científica.

Se espera que con el avanzar de la investigación sean imputados por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. En paralelo, las autoridades buscan a un tercer joven que habría tenido una participación menor en el enfrentamiento.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas