policiales - Guaymallén Guaymallén
miércoles 05 de octubre de 2016

Echaron de la policía de Mendoza a la oficial que baleó a una compañera

El Ministerio de Seguridad comunicó la cesantía de Zulema Miranda, quien le disparó a Noelia Montenegro accidentalmente en la Unidad de Patrullajes de Guaymallén.

Se conoció oficialmente la expulsión de la Policía de Mendoza de la joven efectivo que a principios de agosto de este año baleó accidentalmente a una compañera en un horario de descanso en la UEP (Unidad Especial de Patrullajes) de Guaymallén.

La víctima estuvo en grave estado, superó varias operaciones y se recupera lentamente. Ambas se desempeñaban como oficiales en esa dependencia ubicada en calle San Lorenzo de la mencionada comuna.

Con un comunicado, el Ministerio de Seguridad informó que Zulema Miranda (24) fue cesanteada en la fuerza.

"Disponer la desafección por circunstancia grave". Con esta argumentación las autoridades resolvieron la situación de la uniformada, quien fue investigada mediante un sumario iniciado en la Inspección General Seguridad que evaluó su conducta.

En paralelo a su situación en la policía, Miranda fue imputada en la Justicia penal por ser la autora del disparo que hirió gravemente a su compañera.

La causa quedó en manos del fiscal de Instrucción de Guaymallén Mauro Perassi, quien la caratuló como lesiones culposas agravadas por el uso de arma de fuego, y con esta imputación fue acusada la efectivo. Estuvo detenida durante las declaraciones testimoniales que se tomaron el primer día. Luego recuperó la libertad porque el delito es excarcelable

Más allá de ser cesanteada en la policía, ahora deberá afrontar la causa penal por lesiones.

Desafortunado hecho
La víctima de este episodio, Noelia Montenegro (25), estuvo al borde de la muerte por un disparo que le hizo su compañera Zulema Miranda, el 2 de agosto pasado a las 15.30, mientras estaban descansando en la Unidad de Patrullaje de Guaymallén.

La joven se acostó en la cucheta de abajo junto con una compañera que ya estaba durmiendo.
La fatalidad quiso que Miranda, que estaba en la cama de arriba, comenzara a manipular el arma reglamentaria, una pistola Taurus 9 milímetros, y se le saliera un disparo hacia abajo que impactó en el cuerpo de Noelia.

La bala le alcanzó el páncreas, el intestino y el hígado. El cuadro clínico de la joven oficial, cuando entró al hospital, no podía ser más grave y todo hacía prever lo peor.

De allí que los médicos redoblaron sus esfuerzos en forma permanente para que viviera y siguiera luchando.

En sus 50 días en el Hospital Italiano pasó de operación en operación y a pesar de ello pudo superar las 8 intervenciones a la que fue sometida en medio de la angustia que esto les provocaba a todos sus familiares y amigos.

De a poco la mujer empezó a mostrar signos de mejoría y el pasado 13 de setiembre fue pasada a una sala común. Actualmente permanece un recuperación.

Su gran gesto
Cuando Diario UNO logró tomar contacto con Noelia Montenegro, la efectivo tuvo una reacción que fue destacada por muchos.

Desde su cama del hospital, con traqueotomía y con un "no" apenas perceptible, dejó claro que no le guarda ningún rencor a la compañera que le disparó, quien la hizo y la hace sufrir tanto.

Este mismo criterio es el que le transmitieron sus padres, cuya madre recalcó: "No, rencor, no". Era lo mismo que decía su hija, pero con más fuerza. Tampoco Emanuel, su esposo, quiso permanecer fuera de este comentario y coincidió con Noelia.
Fuente:

Más Leídas