policiales - San Martín San Martín
martes 06 de septiembre de 2016

Dos personas imputadas por el crimen de un hombre en Nueva California

Los jóvenes detenidos tras el hecho están acusados de homicidio criminis causa, con pena de perpetua.

La investigación por el crimen de Atilio Bartoluccio (51) en San Martín tuvo rápidos avances desde que se cometió el hecho. La causa ya cuenta con dos imputados y se esperan pruebas fundamentales que podrían complicar la situación de los sospechosos.

La víctima fue asesinada en la noche del viernes pasado. Cerca de las 21 el hombre llegaba a su vivienda, ubicada en Pereda y Bassi, del distrito Nueva California, cuando dos sujetos aparecieron y le pidieron un vaso de agua.

Bartoluccio les dijo que esperaran un momento, pero al abrir el portón los individuos se abalanzaron contra él demostrando sus verdaderas intenciones: asaltarlo.

Atilio atinó a defenderse y con un hierro golpeó a uno de los delincuentes, aunque la situación terminó de la peor manera. Uno de ellos tomó un arma de fuego y le disparó en el pecho, herida que le causó la muerte casi de inmediato. Los malvivientes escaparon sin robar nada.

Horas después la policía recorrió la zona y aprehendió a dos jóvenes de unos 25 años, quienes tenían características físicas y prendas de vestir similares a las de los asaltantes que estuvieron en la casa de Bartoluccio.

El hecho tiene dos testigos, que son la esposa de la víctima y su hija, que llegaron cuando el hombre ya estaba tirado en el piso. Inclusive el que portaba el arma se paró ante la esposa y le apuntó, hasta que su cómplice le gritó "vamos, vamos".

Con el paso de las horas algunos indicios fueron complicando a los sospechosos. Por un lado, uno de los perros de la policía que estuvieron en la escena del crimen siguió un rastro desde la casa de Atilio hasta el lugar donde detuvieron a estos dos jóvenes.

Además, la huella de un calzado levantada en el hall de la vivienda coincide con la de la zapatilla de uno de los aprehendidos.

A partir de estos elementos es que el fiscal del caso, Martín Scatareggi, decidió imputar a los dos arrestados por homicidio criminis causa –matar para ocultar otro delito, en este caso sería el asalto–, que tiene como pena única la prisión perpetua.

El fiscal decidió esa carátula ya que está probado que no existía alguna relación entre el fallecido y los imputados como para suponer otra situación.

En las próximas horas una serie de medidas serán fundamentales para mantener la acusación contra estos dos hombres, que no cuentan con antecedentes.

Entre los peritajes previstos está un barrido electrónico, que determinará si en la ropa de los detenidos hay restos de pólvora, y una prueba de guantelete para saber si hay pólvora en sus manos. Si esto resulta positivo se confirmará que dispararon un arma de fuego.

Del lugar también se levantaron varias huellas dactilares que serán cotejadas con los sospechosos. El resultado de todas estas medidas se conocería en los próximos días.

Un dato que complica a los acusados es que cuando los detuvieron y les preguntaron qué hacían por allí en ese momento ninguno supo explicarlo con certeza. Uno de ellos quedó alojado en la Comisaría 12 de San Martín y el otro en la Alcaidía de Junín.

Los testigos presenciales, la esposa y la hija de Atilio, manifestaron que por el estado de shock que vivieron no podrían reconocer a los autores del hecho, más allá de dar sólo algunas características.
Un adelanto del Cuerpo Médico Forense sostiene que el proyectil que le extrajeron del cuerpo a Batoluccio sería calibre 38.

El arma homicida todavía no ha sido encontrada.
Fuente:

Más Leídas