policiales - Judiciales Judiciales
miércoles 02 de agosto de 2017

Dos empresarios mendocinos van a juicio acusados de estafar a Chilavert

Iban a realizar un negocio de producción y venta de sidra Don Chila, pero todo terminó con acusaciones cruzadas. En el medio: un recibo con una firma del exfutbolista que era falsa.

Dos empresarios mendocinos irán a juicio oral y público acusados de estafar nada más y nada menos que al ex arquero José Luis Chilavert. Este miércoles la Justicia finalizó la etapa de investigación, tras varios dimes y diretes entre las partes.

El juez federal Walter Bento consideró que la instrucción llegó a su fin y solicitó la elevación a juicio contra Héctor Federici y Cárlos Velázquez, quienes están acusados de tentativa de estafa procesal y falsificación de documento -ambos delitos excarcelables-. La defensa no se opuso y ahora restará que el Tribunal Oral Federal disponga los tres jueces y la fecha en la cual serán juzgados.

Para entender el caso hay que remontarse a 2006, cuando el exarquero se contactó con los empresarios, dueños de la firma Marketint S.A., para realizar un negocio de bebidas. Palabras más palabras menos, los mendocinos debían producir sidras que tendrían la etiqueta de la marca Don Chila y serían comercializadas en Paraguay. Las ganancias serían repartidas luego.

Sin embargo, en abril de 2009 los empresarios demandaron a Chilavert ante la Justicia Federal, ya que se trata de un extranjero, asegurando que nunca les dio el dinero obtenido de las ventas de la sidra Don Chila.

Para esto presentaron un recibo firmado por el siempre polémico exjugador donde aseguraba haber recibido 175 mil pesos en efectivo por parte de Marketint para una empresa que fabricaba las bebidas en el departamento de Tunuyán.

Todo terminó en un revés judicial para los empresarios: los investigadores detectaron que la firma de Chilavert era falsa. Por ello Federici y Velázquez recibieron una contrademanda por parte del paraguayo, representado por el abogado local Facundo Marquesini.

En un principio, el juez Walter Bento intentó sobreseer por falta de mérito a los acusados. Sucede que los peritos caligráficos aseguraron que si bien la firma era apócrifa no había sido falsificada por los acusados.

El abogado de Chilavert apeló y logró que la Cámara Federal rechazara el sobreseimiento, devolviendo el expediente al juez Bento. Ahora este último finalizó la investigación y será el juicio el que le ponga punto final al asunto.



Fuente:

Más Leídas