policiales - Gastón Álvarez Gastón Álvarez
jueves 03 de agosto de 2017

Detuvieron a uno de los presuntos asesinos de una fiesta clandestina

Un joven de 19 años fue capturado y está sospechado de haber ultimado a Gastón Álvarez (27) en esa fiesta clandestina que se realizó en Las Heras.

Un joven de 19 años quedó detenido en la jornada de este jueves acusado de asesinar a otro muchacho en una fiesta clandestina que se realizó semanas atrás en una casa de Las Heras.

Según la información policial, personal de la División Homicidios realizó cinco allanamientos en Las Heras en el marco de la investigación por el crimen de Gastón Gordo Pilo Álvarez (27). En esos procedimientos se logró secuestrar 14 teléfonos celulares y una moto marca Honda Titan.

En la medida se obtuvo el dato del lugar donde estaría refugiado uno de los sospechosos del crimen, identificado como Brandon Sotelo Rojas (19). Los efectivos se dirigieron hasta calle San Martín y Anchorena, en Luján de Cuyo, y lograron capturar al joven.

El detenido quedó a disposición del fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, quien lo imputó por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y lo envió al penal. Sotelo prefirió no declarar, aunque extraoficialmente se desligó del hecho.

Sin embargo, para los investigadores hay suficientes pruebas para ligarlo a la causa. No sólo se secuestro una moto que sería similar a la que intervino el día del crimen sino que varios testigos presenciales aportaron características físicas del atacante que coinciden con el joven.

Para las autoridades, Sotelo fue quien efectuó el disparo. En tanto que están analizando quiénes son las otras personas que lo acompañaron en el ataque armado. Para esto se realizará un peritaje tecnológico en los teléfonos celulares secuestrados, de los cuáles uno pertenece al imputado y el resto a gente de su entorno.

gaston alvarez diario uno.jpg
Gastón Álvarez recibió un disparo letal.
Gastón Álvarez recibió un disparo letal.

El hecho

Sotelo está sindicado en el asesinato del Gordo Pilo, quien hacía las veces de patovica en una fiesta clandestina denominada San Lorenzo Fest, que se realizó el 22 de julio pasado en la intersección de calles Guido y San Juan.

Para ingresar al evento había que comprar precintos -tenían un valor de 60 pesos- y Álvarez era justamente quien controlaba la entrada. Otro banda de jóvenes que tenía bronca con los organizadores de la fiesta pasaron por el lugar y comenzaron a efectuar disparos, quitándole la vida al joven de 27 años.

Fuente:

Más Leídas