policiales - Guaymallén Guaymallén
jueves 10 de agosto de 2017

Detuvieron a un joven acusado de un asesinato en un asalto en 2015

El sospechoso (20) tenía pedido de captura por el crimen de Rodolfo Abraham (76), baleado por ladrones en la puerta de la casa de su pareja.

Tras dos años de búsqueda fue atrapado un joven de 20 años, acusado del crimen de un hombre durante un asalto. El sospechoso quedará imputado. La causa tiene además, un prófugo.

Kevin Leonel Yaryette fue detenido el martes en un procedimiento de rutina de la policía. Efectivos hacían patrullajes de prevención en calle Colombia, de Guaymallén, cuando observaron la presencia sospechosa de cuatro individuos. Cuando los uniformados fueron a identificarlos, los sujetos escaparon, aunque fueron detenidos a pocas cuadras.

Yaryette dio una identidad falsa, ya que cuenta con antecedentes y pedidos de captura, lo que fue corroborado minutos después. Era buscado por un homicidio y un robo agravado, y tenía una acusación de lesiones dolosas.

Este joven está sindicado como uno de los dos delincuentes que mataron a Rodolfo Abraham (76) el 24 de mayo de 2015 en un asalto. La víctima había llegado cerca de las 20 de ese día a la casa de su pareja, en calle La Paz y Gomensoro, de Guaymallén. Ambos iban a ir juntos a un cumpleaños. Hacía algunos meses que estaban saliendo.

Mientras el hombre esperaba a la señora en el auto, se le abalanzaron los malhechores con la intención de robarle. Él tomó un palo que tenía dentro del vehículo, se defendió y hasta le pegó a uno de los delincuentes. Esto despertó la ira de los asaltantes y uno de ellos efectuó un par de disparos al aire para amedrentar a la víctima.

Sin embargo, esto no causó efecto y Abraham seguía sin desprenderse de su Gol Trend y de sus pertenencias. Hasta que uno de los atacantes volvió a disparar, pero esta vez la bala dio en el tórax de Rodolfo y lo fulminó. Los ladrones, al parecer asustados por lo sucedido, escaparon sin robarle nada.

Policía Científica levantó del lugar vainas servidas calibre 22 que salieron de la pistola de los homicidas.
Rodolfo Abraham vivía en la calle Avellaneda, de Guaymallén, y cerca de su casa tenía una mueblería de la cual era el propietario y donde trabajaba.

La causa recayó en el fiscal Tomás Guevara. Durante todo este tiempo se buscó a los dos malvivientes, pero con resultados negativos. Testigos declararon y policías de Investigaciones aportaron datos para poder identificarlos.

A más de dos años se pudo detener casi de casualidad a Yaryette, quien quedará imputado por homicidio criminis causa –matar para ocultar otro delito, con pena de prisión perpetua– e irá a la cárcel. Ahora los pesquisas van por su cómplice.
Fuente:

Más Leídas