policiales policiales
viernes 22 de julio de 2016

Detuvieron a un jefe narco imputado por homicidio que estaba prófugo hace 10 años

El operativo de detención estuvo a cargo de Gendarmería, con apoyo de la Procuraduria de Narcocriminalidad (Procunar).

Un capo narco salteño que está imputado por el crimen de una joven y que era buscado desde hacía diez años fue detenido esta tarde en el partido bonaerense de Ituzaingó.

El operativo de detención estuvo a cargo de Gendarmería, con apoyo de la Procuraduria de Narcocriminalidad (Procunar).

Delfín Castedo es el presunto autor intelectual del crimen de Liliana Ledesma, asesinada a puñaladas hace diez años en la ciudad salteña de Salvador Mazza por resistirse, junto a otros pequeños productores, a ser desalojada de los caminos vecinales por donde se traficaban toneladas de cocaína.

El crimen de la mujer de 37 años ocurrió el 21 de setiembre de 2006, luego de que denunciara públicamente al diputado romerista Ernesto José Aparicio. La mujer declaró que Aparicio había mandado a matar de diez balazos a su marido, quien trabajaba para él como narco.

También contó que el diputado había comprado terrenos fronterizos en Salvador Mazza (supuestamente para traficar cocaína) y que los había cercado, con lo cual obligaba a muchos vecinos y vendedores independientes a tener que dar un rodeo por Bolivia para llegar a sus casas.

Por el crimen fue detenida la hermana de Aparicio, Graciela, acusada de haber entregado a Ledesma a sus asesinos.

Dos hombres fueron arrestados como presuntos autores materiales del crimen: Aníbal Tárraga, pareja de Graciela Aparicio, y su amigo Lino Moreno. Eugenio Ledesma, padre de la mujer asesinada, se presentó ante la Justicia y denunció al diputado Aparicio como uno de los tres autores intelectuales del crimen. Mientras el legislador renunciaba a su banca "para no entorpecer el caso", se conocían los nombres de los otros dos denunciados: los hermanos Raúl y Delfín Castedo.

Aparicio, en tanto, estuvo procesado en el marco de la causa por narcotráfico pero logró eludir la prisión y en 2013 falleció como consecuencia de una complicación quirúrgica.

Hace pocos días, Raúl Castedo, quien estaba preso en Bolivia, fue extraditado a la Argentina, alojado en el penal de Güemes e imputado por el mismo crimen.
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas