policiales - Luján de Cuyo Luján de Cuyo
miércoles 15 de junio de 2016

Del fiscal Alcaraz: "El caso García Campoy todavía no está cerrado"

Lo aseguró el fiscal que investiga la muerte del joven de 20 años, ocurrida en 2014. Hay dos gendarmes que se encuentran imputados

"La causa por la muerte de Andrés García Campoy (20) no está cerrada, ya que se siguen pidiendo medidas tendientes a aclarar este grave hecho". Así lo afirmó este martes a Diario UNO el fiscal federal, Fernando Alcaraz.

Entre esas medidas estaba la de convocar a vecinos de la zona donde ocurrió el trágico suceso, en las cercanías de la Destilería de Luján de Cuyo,–concretamente Alto Agrelo– el 13 de junio de 2014.
El juez federal que interviene en el caso, Walter Bento, no hizo lugar a algunos pedidos.

En la causa, caratulada como homicidio agravado por la participación de personal de una fuerza de seguridad –Gendarmería nacional–, hay dos gendarmes imputados : Corazón de León Velázquez (21) y Maximiliano Alfonso (24), a quienes Bento les dictó la falta de mérito. Esto significa que no tiene suficientes elementos de prueba para procesarlos, pero tampoco los desvincula de la causa.

El abogado que representa a la familia García Campoy, Ramiro Villalba, dijo a este medio: "La incertidumbre a la que se somete a la madre y a los propios gendarmes es lo peor que puede pasar. Esta incertidumbre puede resolverse de una sola manera: haciendo un juicio oral y público". Y agregó: "Nosotros insistiremos en esta idea en todas las instancias que la ley prevé".

Villalba fue más allá y remarcó: "El juez –a quien en su momento recusó– sólo hizo lugar al 10% del 100% de las medidas que, tanto el fiscal Alcaraz como yo ofrecimos oportunamente. Y esto es un tanto extraño, con el fiscal coincidimos mucho porque estas medidas son serias y podrían ser esclarecedoras. No puede ser que han pasado dos años y el juez no se expide ni por una cosa ni por la otra".

"No debe ser nada fácil –refiriéndose a los gendarmes– mantenerlos en estas condiciones, o sea, con la espada de Damocles sobre sus cabezas. Si está convencido de que son inocentes, debería haberlos sobreseído. Tampoco la familia de Andrés no puede estar en ascuas permanentemente", añadió.

Hay un dato que no es menor: el Cuerpo Médico Forense hizo un perfil psicológico posmortem y este no marcaba que Andrés tuviera tendencias suicidas.

Investigación personal
Villalba contó: "Teniendo en cuenta que no nos hizo lugar al pedido de testigos que ofrecimos, o sea, vecinos de Alto Agrelo, con la familia de Andrés fuimos al lugar a buscarlos y la versión que dieron no coincide con la de los gendarmes que dijeron que Andrés se suicidó.

Además, contaron que esa noche –del día 13– fueron varios los gendarmes que llegaron misteriosamente a la escena del hecho (se ignora con qué finalidad) y justamente un hombre que había visto todo, desapareció del barrio de una día para el otro, después de tomar contacto con ellos".

El fatídico día
El desgraciado hecho sucedió en horas de la tarde del 13 de junio del 2014, en la ruta 7, en la zona de la Destilería de Luján de Cuyo. Eran aproximadamente las 15.30 cuando en el control de Gendarmería se detuvo un Peugeot 504 al mando de García Campoy.

La ruta estaba complicada porque se había liberado el túnel Cristo Redentor y había mucho movimiento, especialmente de camiones. En ese momento, les tocaba subir a los que estaban en el playón y los gendarmes les abrían el paso.

También circulaban vehículos de menor porte, entre ellos, el Peugeot al mando del joven.

Según se conoció en esa oportunidad, el pandemónium se desató poco después. Las primeras informaciones dieron cuenta de que García Campoy habría disparado su carabina 22, muy antigua(era de su abuelo) que llevaba aparentemente para vender no se sabe muy bien a quién.

También se conoció que posiblemente habría tenido un entredicho con los gendarmes –los habría insultado– y esto derivó en la tragedia que es de público conocimiento.

Lo primero que se dijo en ese entonces fue que el chico se había suicidado.

Luego comenzaron a tejerse las más variadas hipótesis a partir de las versiones que dio la familia, que desmintió que el estudiante universitario hubiera tenido intenciones de matarse.

El primer fiscal que intervino en la causa, Jorge Calle, de Luján-Maipú, decidió imputar por homicidio a los dos gendarmes y luego apartarse de la causa y derivarla a la Justicia Federal.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas