policiales - Godoy Cruz Godoy Cruz
miércoles 06 de septiembre de 2017

Cruces entre dos grupos de hermanos ligados al crimen en Godoy Cruz

Nicolás (22) y Enzo (19) Marchán fueron imputados en el expediente por el asesinato de Franco Sosa (23). El hermano menor de la víctima fatal los señaló como autores.

En las últimas horas de este miércoles dos jóvenes hermanos fueron formalizados por el asesinato de Franco Alexander Sosa Pizarro (23), baleado en Godoy Cruz durante la tarde de martes. El hermano de la víctima fatal fue quien los sindicó como autores del hecho.

Nicolás Daniel (22) y Enzo Hernán (19) Marchán fueron imputados bajo la calificación de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Los jóvenes se encuentran aprehendidos desde horas después del crimen y se espera que en la mañana del jueves la fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello decida si son trasladados al penal -la imputación la hizo su par Carlos Torres y ambos subrogan a Claudia Ríos-.

No fue complicado dar con los hermanos: varios rumores barriales los señalaban como las personas que siempre se enfrentaban a Sosa. Pero lo más contundente fue la declaración de Joel, el hermano menor de la víctima fatal. Este testigo aseguró que su primogénito se había cruzado con los Marchán minutos antes de ser atacado y protagonizaron una discusión, tal como solía ocurrir.

Esto ocurrió en el trayecto de la casa de la víctima fatal, sobre calle Godoy, hasta el domicilio de su novia, en un monoblock sobre calle Lautaro del barrio Parque Sur, donde finalmente fue ultimado de dos disparos.

Embed

Incluso el 29 de julio pasado, los hermanos Sosa habían sido atacados a disparos por los Marchán en las inmediaciones del barrio Razquin, según detallaron fuentes policiales. En ese caso, no sufrieron heridas de consideración.

Los Marchán también habitan en el barrio Parque Sur y son reconocidos hinchas de Gimnasia y Esgrima. El menor de ellos jugaba al fútbol en Club Municipal Godoy Cruz, un equipo de la Liga Mendocina. Hace un mes fue padre de una niña.

franco el tombino pizarro sosa.jpg
Franco Sosa vivía a pocas cuadras del lugar donde fue ultimado.
Franco Sosa vivía a pocas cuadras del lugar donde fue ultimado.


Dos disparos

Minutos antes de las 15 del martes, Franco Sosa se encontraba visitando a su novia en un monoblock ubicado frente a un descampado, a metros de avenida Las Tipas. En ese momento, una moto pasó por el lugar y efectuó una serie de disparos contra su humanidad. Dos proyectiles que impactaron en su nuca y en la zona izquierda del tórax le quitaron la vida a los pocos minutos, pese a que su madre lo trasladó hasta el Hospital Lencinas.

El fallecido había salido a fines de julio de la cárcel tras cumplir una condena por robo agravado y tenía una docena de antecedentes en su haber por delitos contra la propiedad y vinculados a armas de fuego.









Fuente:

Más Leídas