policiales - Fray Luis Beltrán Fray Luis Beltrán
viernes 14 de octubre de 2016

Crimen de Isaías Solorza: "No se llevaron un par de zapatillas sino un hijo, un nieto, un padre, un esposo"

Unas 300 personas reclamaban por el crimen de Isaías Solorza. Fueron hasta la dependencia policial y terminaron discutiendo con tres oficiales. Se escucharon frases como esa.

Lo que había comenzado como un pedido de justicia tras el asesinato de Isaías Solorza en Fray Luis Beltrán, Maipú, terminó en una protesta frente a la Comisaría 49 en la cual participaron unas 300 personas. Al grito de "Justicia" la columna se encaminó desde el lugar del asesinato ocurrido el miércoles a las 5.30 en la Ruta 50 hacia la comisaría ubicada frente a la plaza. Previamente se detuvieron en la iglesia, donde oraron por Isaías. Al frente iban su esposa, Daiana; su hermana Aischa y otros familiares, quienes profundamente acongojados mostraban la foto de la víctima junto a su hijita Valentina.

Una tía del joven asesinado, Celia de Gregorio, arremetió contra los jueces calificándolos de "inútiles. Pónganse las pilas señores jueces porque nosotros pagamos nuestros impuestos. No alimentemos más zánganos. Que vengan los fiscales, la policía , todos a los que alimentamos". Seguidamente estalló en llanto.

Luego la movilización, en la cual participaron los tres hermanos de Trinidad Rodríguez, la chiquita de 8 años asesinada en abril pasado, y el párroco de Beltrán, Alejandro Bejar, llegó frente a la comisaría donde en pocos minutos estalló lo inesperado. Los manifestantes al grito de "Justicia por Isa" increparon fuertemente a la policía.

"Toda Mendoza se tiene que parar y decir basta. Porque no se llevaron un par de zapatillas sino un hijo, un nieto un padre, un esposo", dijo una mujer.

A los efectivos parados en la entrada los increparon en duros términos. Las respuestas de dos subcomisarios y un comisario de que ellos hacen prevención fueron lo que alteró más los ánimos. A partir de ese momento los insultos fueron una constante. Un vecino les dijo: "Saben quiénes son los delincuentes que ya dominan la zona y no hacen nada. Son unos cobardes. Se quedan acovachados adentro" .

El reclamo fue en aumento por las reiteradas respuestas de los policías de "hacemos prevención" que exacerbaron aún más los ánimos caldeados.

"Ustedes son la fuerza que deberían protegernos. Necesitamos que alguien ponga un freno a esta ola de delitos que nos asuela desde hace tiempo sin que nadie haga nada", dijo un familiar de Isaías.

El sacerdote Bejar agregó a viva voz: "Estamos desprotegidos, ayúdennos".

"Tenemos una sola movilidad y cuatro efectivos, no tenemos más" , respondió un oficial, lo que provocó una nueva ola de protestas a tal punto que tuvo que intervenir el sacerdote para pedir calma. Como la situación se desbordó, un grupo de personas trató de entrar a la comisaría pero luego retrocedió.
Gritos ensordecedores pedían la renuncia de todos los que estaban en la comisaría "por inútiles y porque no tienen huevos para patrullar como corresponde".

Como réplica, el comisario Carlos Marini repitió: "Hacemos prevención". Y esto desencadenó otra vez la bronca. "¿Por qué si un delito ocurre acá cerca no van a pie? Cuando estaba el comisario Rojas esta comisaría funcionaba, ahora no, es un relajo", gritó uno de los manifestantes.

También llovieron las críticas hacia el Poder Judicial. Una abogada que dijo ser víctima de dos asaltos en 24 horas descargó munición gruesa contra la policía y la Oficina Fiscal de Rodeo del Medio. "Hay que esperar 3 horas para que te tomen una denuncia. Manga de vagos e inoperantes", exclamó.
Los reclamos se repitieron un centenar de veces durante casi dos horas, hasta que regresó finalmente una tensa calma.

"Nos roban el sueldo todos los policías que están acá. Nos tienen que cuidar y no pasa nada. Por eso los delincuentes nos cazan como a animales”, gritó uno de los manifestantes.
Pidieron refuerzos de Infantería ante un posible desborde
Ante el avance de la protesta que por momentos hizo temer que la situación pasara a mayores, desde la comisaría llamaron a una dotación del Cuerpo de Infantería. Esto provocó algunas corridas de los manifestantes, que estaban aún más enardecidos frente a esa presencia. Eso motivó que nuevamente los insultos salieron a borbotones de las gargantas de muchas personas, quienes no se cansaban de insultar a los comisarios por haber requerido personal de cuerpo especiales.

“No tienen la capacidad ni siquiera de cuidarse ellos siendo que nadie se atrevió a tocarlos; esto demuestra que no están capacitados para nada”, opinó una vecina.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas