policiales - Guaymallén Guaymallén
lunes 23 de mayo de 2016

Crimen de Gustavo Pelegrina: esperan la sentencia para los imputados

Hay dos imputados que serían condenados, con el agravante de que el hecho fue en un partido de fútbol.

En la Sexta Cámara del Crimen se retomaba este lunes el juicio que investiga el crimen de Gustavo Pelegrina (29), asesinado de un disparo en la cabeza el 26 de diciembre del 2013 en medio de un partido de fútbol sala que se disputaba en el Poliguay, en Guaymallén. Está previsto que se desarrollen los alegatos y luego la sentencia para uno de los imputados.

Si bien estos pasos iban a darse el pasado viernes, un planteo por parte de la defensa de uno de los acusados hizo que se pasara a un cuarto intermedio.

El abogado de un joven apodado Ardilla pidió la nulidad del juicio argumentando que durante el mismo se había ventilado el nombre de su defendido y su identidad se había hecho pública, algo que no debe ocurrir teniendo en cuenta que en el momento del hecho esta persona tenía 17 años. Al ser menor cuando ocurrió el homicidio, su identidad debe ser preservada.

Este pedido será analizado por el tribunal, aunque se cree que será desestimado y se pasará a los alegatos y luego a la condena.

El asesinato tiene imputado al Ardilla y a Jonathan Araya (20), alias Moco. A ambos se los acusa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, y con el agravante también de que el crimen se dio en el marco de un espectáculo deportivo (un partido de fútbol sala), lo que aumenta un tercio la condena en caso de que los sospechosos sean encontrados culpables.

Este lunes solo Araya podría ser condenado, en tanto que la sentencia para el Ardilla quedará en manos del tribunal de menores que se expedirá en los próximos días.

El Moco está sindicado como el autor del disparo que mató a Pelegrina, en tanto que el otro joven habría tenido una participación secundaria. Esto quedó probado en la instrucción de la causa y desterró la declaración que hizo el Ardilla, quien se declaró culpable asegurando que fue él quien disparó en medio de la riña.

Estas afirmaciones quedaron en la nada luego de que una intervención telefónica durante la investigación demostraría que esta persona fue presionado por la familia de Araya para que se inculpara, ya que cuenta con la ventaja de haber sido menor cuando se produjo el asesinato.

Tres condenas más
Otros tres hombres se sentaron en el banquillo de los acusados de este debate, imputados de lesiones en riña, también con el agravante de que se dieron en un evento deportivo.

En el inicio del juicio –el 10 de mayo– todos ellos reconocieron el delito que se les endilga y accedieron al juicio abreviado. Hoy también se ventilará en la sala la condena para ellos, que podría ser de dos años de prisión. Había un cuarto hombre acusado también por esto, aunque no llegó al juicio ya que falleció.

Víctima de una noche de locura
El 26 de diciembre del 2013 una horda de barrabravas del Atlético Argentino atacaron premeditada y organizadamente en la cancha del Poliguay (donde se disputaba una final de fútbol sala) a un puñado de barras de Independiente Rivadavia para quitarles los bombos y una bandera. Un balazo impactó en la cabeza de Gustavo Pelegrina, quien nada tenía que ver con estos dos grupos y solo estaba allí para disfrutar de un partido.

Un casco, los peritajes con equipos de alta tecnológica sobre un bombo, una escucha telefónica y los dichos de decenas de testigos fueron los elementos para esclarecer el caso, ya que nadie pudo identificar al asesino, quien llevaba puesto un casco negro como muchos de los barras que llegaron en motos.
Fuente:

Más Leídas