policiales - San Martín San Martín
viernes 13 de enero de 2017

Crimen en el Este: investigan la interna entre barras y la venganza de un homicidio

Maximiliano Lucero (26), hincha del Chacarero, fue ultimado de un disparo horas antes del partido ante Gimnasia y Esgrima. La historia de una pelea de barrabravas que no termina.

Una pelea entre barras que tiene vieja data y parece no tener fin. La venganza de un crimen ocurrido hace dos años. Una bala que fue disparada sin intención. Estas son los primeros datos investigativos que las autoridades han recopilado sobre el asesinato de Maximiliano Exequiel Lucero, el joven de 26 años baleado en las inmediaciones del estadio de Atlético Club San Martín.

A las 21.30 del jueves, el equipo local enfrentaba a Gimnasia y Esgrima en busca de la final del Torneo Vendimia, partido que finalizaría por un gol a favor del equipo Mensana. El resultado fue anecdótico, ya que tuvo lugar otra muerte que enluta al fútbol mendocino y apunta a la interna de barras en el conjunto del Este provincial.

Antes de que se escuchara el pitido inicial, Maximiliano Lucero recibió un disparo en la espalda que ingresó por su omóplato y le quitó a vida a los pocos minutos, antes de ingresar al hospital Perrupato trasladado por su hermano y un amigo.

La versión más fuerte sostiene que el ataque se produjo en las afueras del estadio, sobre calle Boulogne Sur Mer. Si bien su hermano, testigo presencial del hecho, dijo ante los policías que habían sido víctimas de un robo –todavía no declara formalmente en el expediente-, los pesquisas sostienen una versión totalmente distinta.

Fuentes consultadas explicaron que la primera hipótesis del hecho remonta a una vieja pelea que mantienen barras de San Martín. Por un lado están los Mandinga del Tablón, quienes anteriormente tenían problemas con los históricos Leones del Este pero luego supieron limar asperezas. La facción contraria son Los Pibes de la Ciudad, integrada por hinchas de San Martín que no viven en ese departamento sino en otros puntos del Gran Mendoza. Es el caso de Lucero, quien tenía residencia en Guaymallén.

En el largo historial de enfrentamientos se recuerda el 16 de octubre de 2011, cuando San Martín jugaba coincidentemente contra Gimnasia, aunque en esa ocasión en el estadio Malvinas Argentinas. Un altercado en la popular, que incluyó armas blancas, terminó con dos personas apuñaladas.

El 28 de agosto de 2014, Nahuel Iván Bengolea (18) fue asesinado de un disparo a metros de su casa ubicada en el barrio San Pedro, en San Martín. Los sabuesos policiales sostienen que este joven pertenecía a la banda de los Mandingas y que el ataque provino de los Pibes de la Ciudad.

nahuel begorrea.jpg
Nahuel Bengolea también fue asesinado a disparos.
Nahuel Bengolea también fue asesinado a disparos.

Meses atrás, otro de los integrantes conocido como Ardilla fue apuñalado. Los pesquisas sostienen que el autor de ese ataque fue justamente Maximiliano Lucero. Su hermano mayor también está señalado por apretar a dirigentes de la institución chacarera.

Ahora creen que todo vino de vuelta. En venganza por el ataque al Ardilla y el asesinato de Bengolea se produjo una riña que terminó con la muerte de Lucero. Las primeras versiones indican que al asesino, que hasta el momento no ha sido identificado, se le escapó el disparo.

De una forma u otra, lo cierto es que hubo peleas y tumultos ligadas a la interna en las barras. Prueba de esto es que otras dos personas terminaron con heridas de arma blanca, aunque quedaron fuera de peligro. Uno de los apuñalados fue identificado como Luis Dutto, uno de los líderes de los Leones del Este.

Según trascendió, entre las prendas de ropa de la víctima fatal se hallaron cinco cartuchos de una pistola calibre 9 milímetros.

Todos estos elementos fueron recabados por la fiscal departamental Florencia Díaz Peralta, quien tiene en sus manos la investigación por el crimen. Las primeras medidas serán tomar las declaraciones de las personas que presenciaron el hecho, entre ellas, el hermano de Lucero.

Fuente:

Más Leídas