policiales - Guaymallén Guaymallén
jueves 16 de febrero de 2017

Creen que mató a un ladrón en legítima defensa pero quedó detenido por violencia de género

Se trata de un joven de 26 años que participó del hecho donde murió Gabriel Arce, en Los Corralitos. Tenía otra causa pendiente.

Creen que actuó en legítima defensa pero igual quedó detenido por otra causa. Esa es la situación de un joven de 26 años en el marco de la muerte de un presunto ladrón ocurrida tras un intento de asalto en Guaymallén durante la noche del martes.

El hecho ocurrió cerca de las 21.30 en una casa que también funciona como kiosco, en la esquina de Infanta Isabel y Tabanero, en la localidad de Los Corralitos. Allí se encontraba un hombre de 59 años junto a su hijo y su yerno, de 39.

Los hombres observaron que la nieta del propietario ingresaba corriendo y gritando al comercio. Detrás de ella lo hacían cuatro jóvenes que portaban armas de fuego. Uno de ellos intentó ingresar por la ventana, mientras que el resto forcejeaba con los hombres presentes.

En ese momento, se produjo una serie de disparos –se encontraron varias vainas servidas en el lugar- y Gabriel Arce, uno de los presuntos asaltantes, quedó tendido en el suelo. El resto logró escapar del lugar.

Hasta el momento, no sabe el causante de la muerte. Si bien el occiso presenta un orificio entre ceja y ceja, llamó la atención que sea más pequeño de lo que suele presentar una herida de arma de fuego. Esto será confirmado o descartado con la necropsia que realiza el Cuerpo Médico Forense (CMF).

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello comenzó a investigar el hecho y lo caratuló como un intento de asalto, pese a que a prima facie existían ciertas dudas sobre si el enfrentamiento fue motivado por otra causa.

Hasta el momento, todas las declaraciones indican que el cuarteto de jóvenes intentó asaltar el kiosco y el ataque fue frustrado por los presentes. A estos últimos se les tomó una declaración informativa, que es un paso intermedio entre ser testigo o imputado en una causa. Sin embargo, uno de ellos quedó complicado.

Se trata del hijo del dueño, de 26 años. Al tomarle sus datos, los sabuesos policiales notaron que tenía un pedido de captura por parte de la Unidad Fiscal de Las Heras-Lavalle. Según trascendió, se trata de una causa por violencia de género, por lo que quedó a disposición del fiscal Darío Nora.

Con respecto al hecho ocurrido en Guaymallén, se abrieron dos expedientes. Uno que buscará determinar si la muerte se trató de un homicidio, una legítima defensa o un exceso de esta última. En paralelo, se investigará por homicidio criminis causa en grado de tentativa y robo agravado por el uso de arma de fuego a los tres cómplices del fallecido, quienes hasta este momento no han sido identificados.

Fuente:

Más Leídas