policiales - Las Heras Las Heras
miércoles 08 de junio de 2016

Creen que la joven fue asesinada por estar en el lugar y el momento equivocado

Los pesquisas sostienen que la bala que ultimó a Micaela Martinelli (16) en Las Heras no iban dirigidas hacia su persona.

"La ligó de rebote". En esta hipótesis confían fuentes policiales y los vecinos del barrio El Jarillal, donde Micaela Martinelli, de 16 años, fue asesinada de un disparo a mediados de la tarde de este miércoles. El caso no tiene detenidos, aunque algunas identidades están dando vueltas en manos de los investigadores.

Cuando promediaban las 19, la joven se encontraba en el interior de esa barriada ubicada en el distrito de Panquehua, más precisamente en la esquina de Mazza y Luján. La víctima vivía en el barrio homónimo, enfrente a la escuela Parque Provincial Aconcagua, donde cursaba el segundo año de la secundaria.

Pese a que hay una especia de "pica" entre los barrios Panquehua y El Jarillal, Micaela no tenía ningún tipo de inconvenientes con nadie y esa misma tarde se encontraba con sus amigos de esta última barriada, según informaron desde su entorno.

Por motivos que aún se están investigando, dos jóvenes pasaron en una moto y dispararon contra el grupo de amigos, donde había entre 5 y 6 personas. Según los vecinos del lugar, se escucharon entre 6 y 7 detonaciones consecutivas. En el teatro de los hechos, se hallaron cinco vainas servidas de una pistola 9 milímetros.

asesinato las heras.jpg
El lugar donde fue ultimada Micaela. Foto: Horacio Altamirano<br>
El lugar donde fue ultimada Micaela. Foto: Horacio Altamirano

Una de las balas impactó en el hombro izquierdo de la joven de 16 años, atravesó su tórax y salió por el hombro derecho. El proyectil le produjo una fractura y graves heridas internas que le costaron la vida minutos después cuando era atendida de urgencia en el Hospital Lagomaggiore.

Otro joven, Pablo Lucero (19), también recibió lesiones de arma de fuego en el brazo y la pierna, aunque su suerte fue mejor y quedó internado fuera de peligro en el Hospital Carrillo.

Según relataron los vecinos del barrio El Jarrillal, la zona se ha convertido en "el lejano oeste". Las balaceras son un motivo común en los últimos días, aunque aclararon que no hay ninguna "bronca" ni motivo por el cual atacan los agresores.

Sin declarar todavía en el expediente, algunos testigos aportaron los apodos de dos hermanos –se reservan por pedido expreso de las autoridades policiales- que residen a pocas cuadras del lugar de ataque. Según los trascendidos, los jóvenes son mayores de edad y suelen circular en una moto Yamaha de 150 cilindradas.

Ambos lo hacen con casco y con la patente tapada para poder cometer ilícitos como robos o ataques armados. Fuentes policiales aseguraron que tienen antecedentes penales por lesiones.

Lo cierto es que todavía no hay pruebas concretas que los vinculen al expediente, por lo que el fiscal de Las Heras-Lavalle Darío Nora está liderando la pesquisa en busca de dar con los presuntos autores del hecho.

Fuente:

Más Leídas