policiales - Judiciales Judiciales
lunes 17 de octubre de 2016

Conductor ebrio acusado de matar a un motociclista pidió ser sobreseído

Sergio Coco (48) solicitó la nulidad del test de alcoholemia que determinó que tenía 1,60 gramos al momento de chocar y matar a Gustavo Guzmán (28), hace un año en la Cuarta Sección.

Falta pocos pasos para que Sergio Reinaldo Coco (48) enfrente un juicio oral y público acusado de asesinar a un motociclista al ichocarlo cuando manejaba en contramano y alcoholizado, hace poco más de un año en Ciudad. En los últimos días, la Justicia rechazó un planteo del imputado para ser sobreseído.

La Cámara de Apelaciones en lo Criminal le dio un revés judicial al mecánico quien a través de su abogado, Carlos Varela Álvarez, presentó un pedido de nulidad y sobreseimiento. En primer término, el juez de Garantías Marcos Pereira había rechazado la medida pero el letrado insistió en segunda instancia.

El representante legal de Coco sostiene que el control de alcoholemia que se realizó, el cual arrojó un resultado positivo, no fue practiado de forma correcta. Por un lado cuestionó la "calidad de los instrumentos de medición", pero sobre todo se basó en que todas las personas tienen derecho a que le realicen una reprueba quince minutos después del primer test, situación que no fue informada a Coco y menos quedó asentada en el acta de procedimiento policial.

La defensa del acusado se basó en la teoría del árbol envenenado que sostiene que si una evidencia está "podrida" ocurre la misma situación con el resto de las pruebas que la sigan.

Los camaristas Alejandro Miguel, Luis Correa Llano y Ramiro Salinas rechazaron el recurso de apelación. Los magistrados entendieron que la acusación contra el hombre no es únicamente por el hecho de conducir alcoholizado sino también por circular en dirección contraria. "Aun suponiendo que son nulos los exámenes de alcohol, su situación procesal no variaría", afirmaron.

Los jueces consideraron que tampoco se presenta un gravamen irreparable, es decir, que Sergio Coco no queda privado utilizar remedios legales en las próximas instancias judiciales.

El fallo llegó a manos del fiscal de Capital que investiga el hecho, Gustavo Pirrello. Como en el expediente no hay otras medidas probatorias que producir, se espera que en los próximos días la causa sea elevada a juicio y el mecánico de 48 años defina su suerte en un debate oral y público.

Fatal

El 9 de julio de 2015, los vecinos de la Cuarta Sección Oeste se preparaban para la apertura del supermercado Cotto sobre calle Perú, a metros del Parque Central. Pero la jornada se volvió trágica por un suceso inesperado.

Según la reconstrucción del expediente, cerca de las 6 Sergio Coro conducía un Ford Fiesta por esa misma arteria en dirección al norte. Al llegar a la división que tienen ambas manos de la calle en la esquina con Salvador Reta, el hombre siguió por la dirección contraria varias cuadras.

A la altura de Fray Inalicán, el hombre impactó una moto Corven de 150 cilindradas que circulaba por Perú hacia el sur –en dirección correcta-. El rodado menor era conducido por Gustavo Daniel Guzmán, quien ese día cumplía 28 años, y Bruno Nahuel Gutiérrez (23). El primer de ellos perdió la vida en el acto, mientras que el segundo quedó internado en terapia intensiva con fractura de cráneo, tibia y cadera.

El auto de Coco también colisionó a un Fiat Uno, aunque su conductor no sufrió heridas de consideración. Personal policial realizó el control de alcoholemia al mecánico y este arrojó un resultado de 1,60 gramos de alcohol en sangre, cuando el máximo permitido por ley es de 0,50.

Coco fue imputado por homicidio simple con dolo eventual –es decir, se representó la idea de que manejando borracho podía ocasionar la muerte- y el mismo delito en grado de tentativa. Si bien estuvo un tiempo alojado en el penal, la Justicia le otorgó la prisión domiciliaria.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas