policiales policiales
viernes 29 de julio de 2016

Condenaron a un celador por abusar de dos alumnos

Diego Molina (30) deberá pasar cuatro años en la cárcel por manosear a los pequeños de 6 años. Ambos iban a una escuela en el departamento de Junín

La Cámara del Crimen de San Martín condenó ayer a la pena de 4 años de prisión al celador Diego Molina (30), de la Escuela 1-206 Pedro Serpes, de Junín, por abuso sexual de dos niños.

El fiscal de cámara Omar Sívori había solicitado 6 años y siete meses de cárcel, mientras que el tribunal integrado por Viviana Morici, Armando Martínez y Darío Dal Dosso optaron por una pena menor.

Este caso, que causó un gran revuelo en el Este, comenzó a juzgarse en junio pasado entre varias idas y vueltas: en una de ellas hasta el propio acusado pidió declarar utilizando "el suero de la verdad", cosa que no fue aceptada por el tribunal.

Los pequeños cursaban en la escuela el primer grado y fue en ese entonces que fueron manoseados por el hoy condenado. Vale aclarar que Molina ya era un hombre conocido en la zona, ya que el 26 de setiembre de 2013 condujo ebrio su VW Gol y atropelló y mató a Marianela Olmedo (21), quien estaba embarazada.

Las imputaciones
Las acusaciones datan de agosto de 2015. Los dos niños de primer grado que señalaron a Molina como abusador relataron más o menos lo mismo. En algún recreo, el celador llevó al niño (uno por vez) a un cuarto de servicio y allí lo manoseó. El mismo relato hizo el otro alumno, e incluso después de la primera denuncia se sucedieron otros siete relatos similares en esa escuela, pero la fiscalía tuvo en cuenta sólo estas dos que llegaron a juicio, ya que consideró que las otras podían ser parte de una psicosis general entre la comunidad educativa de la escuela Serpes.

El hecho existió
La Fiscalía sostuvo que hubo tocamientos, pero descartó que se haya producido penetración. Incluso se estimó que la lesión que presentó uno de los nenes en la zona anal no era compatible con un abuso sexual consumado. La directora de la escuela y las dos maestras que declararon sostuvieron una versión similar a la que ya habían dicho en la instrucción: que no observaron nada extraño y que el comportamiento de los niños era normal.

Asimismo señalaron que en el acusado Molina no notaron ninguna actitud que las pusiera en alerta.
El celador fue absuelto ayer en otra causa que pesaba sobre él, también por abusos.

Le espera otro juicio
Molina tiene pendiente una causa por homicidio culposo ya que la madrugada del 26 de setiembre de 2013 protagonizó dos accidentes de tránsito.

Primero, en San Martín, chocó con un colectivo y se dio a la fuga y luego, varias cuadras más hacia el sur y en el distrito de La Colonia, embistió a Marianela Olmedo, que cursaba su quinto mes de embarazo e iba en bicicleta a un control ginecológico. Allí Molina también escapó, mientras la chica agonizaba sobre el pavimento.
Fuente:

Más Leídas