policiales - San Rafael San Rafael
miércoles 09 de marzo de 2016

Condenaron por cuatro años a un peligroso malviviente de San Rafael

Al líder de una banda le dieron 4 años por amenazar y golpear a su pareja para que le consiguiera dinero para un abogado y un testigo.

Por José Luis Salas
salas.joseluis@diariouno.net.ar

La Segunda Cámara del Crimen en San Rafael condenó a cuatro años de prisión efectiva a José Esteban Guzmán, alias Mataco, por haber intentado extorsionar a su mujer, amenazarla y golpearla mientras ella lo visitaba en la cárcel entre fines de 2014 y principios de 2015.

El tribunal integrado por los jueces Néstor Murcia, Jorge Yapur y Fabián Hatallah lo consideró autor de los delitos de extorsión en grado de tentativa, lesiones leves agravadas y coacción simple en tres hechos independientes. Es que el acusado amenazó y golpeó a su pareja para que le consiguiera $30.000 para supuestamente pagar abogados y a un testigo de un anterior juicio y para que lo beneficiara en su declaración. A este último hecho lo investiga uno de los juzgados de instrucción.

En la misma sentencia, Guzmán fue absuelto por falta de acusación del fiscal de los delitos de extorsión agravada por uso de arma en grado de instigador y abuso sexual con acceso carnal en cuatro hechos.
Es que su mujer, que denunció al Mataco de haberla abusado mientras lo visitaba en la cárcel y de extorsionarla, en el juicio cambió su declaración y el fiscal no tuvo elementos para sostener estos dos últimos delitos en su alegato final.

Además, la denunciante también se casó con Guzmán y lo ha seguido visitando en la cárcel, la última vez hace aproximadamente más de una semana.

El tribunal también declaró a este hombre reincidente por sexta vez y le unificó esta condena con la recibida el 24 de febrero del año pasado por la Primera Cámara del Crimen.

En ese juicio le aplicaron 2 años y 8 meses de prisión en forma efectiva por usurpar una casa, pena que está cumpliendo, y los miembros de su banda fueron condenados por varios asaltos y otros delitos.
Tanto ese debate como el que terminó esta semana fue custodiado por policías encapuchados y fuertemente armados, debido a que Guzmán está señalado como un sujeto peligroso, al punto que no tuvo prurito en intentar intimidar al fiscal Víctor Giambastiani una vez que finalizó la lectura de la sentencia y mientras era esposado para salir de la pequeña sala de debate.

Mirando al magistrado le dijo, después de un hacer un agradecimiento en forma irónica, que "pueda ser que nunca le vaya a pasar lo que me está pasando a mí".
Fuente:

Más Leídas