Caso Próvolo: una mujer fue detenida e imputada como partícipe primaria

Se trata de Graciela Pascual, quien era la representante legal del Instituto. Quedó detenida en la cárcel de mujeres de Agua de las Avispas.

La ex representante legal del Instituto Antonio Próvolo fue detenida, imputada y llevada a la cárcel por ser partícipe y cómplice de los hechos de abuso sexual por los que están acusados dos curas y tres empleados de ese colegio para chicos sordos.

Se trata de Graciela Pascual, quien en los comienzos del Próvolo trabajó como asistente social y luego se convirtió en la representante legal. Fue detenida, llevada a tribunales donde se le notificó su imputación como partícipe primaria de los hechos que se investigan y luego trasladada al penal de mujeres de Agua de las Avispas.

Hay varias pruebas e indicios que indican que la mujer estaba en complicidad con los tremendos hechos de abusos a los alumnos del lugar y quien garantizaba la cadena de silencio para que esto no se conociera.

El querellante Oscar Barrera indicó a Canal 7 Mendoza que fue nombrada como la "jefa" por varias de las víctimas que declararon y que se supo que un acta volante hecha en el colegio hacía referencia a que había pornografía en la computadora a la que ella tenía acceso.

Luego se encontró un informe donde el cura Horacio Corbacho informó a sus superiores del Instituto Próvolo que esa pornografía había sido usada por unos seminaristas que terminaron por expulsar de las instalaciones.

cura-acusado-violador.jpg
Uno de los principales apuntados. El cura Corradi, con arresto domiciliario por su salud.
Uno de los principales apuntados. El cura Corradi, con arresto domiciliario por su salud.

Además está directamente vinculada con una denuncia que en el 2008 hizo la madre de un alumno, quien sostuvo que el chico había sufrido abusos. Según explicó Barrera, Pascual hizo una reunión fuera de los protocolos escolares, sin convocar a los docentes, padres ni psicólogos, por lo que hay una responsabilidad de ocultamiento sobre ella.

También se hizo referencia a que era muy cercana al cura Nicola Corradi (82), y eran ellos los que tenían la decisión final sobre todos los asuntos del establecimiento.

"Esta detención es una prueba de la sistematicidad que existía en el Próvolo respecto de los hechos que sucedieron, cómo se fueron cometiendo, la garantía que tenían de encubrimiento, cómo se fueron generando los abusos, la selección de las victimas, porque no eran cualquiera los abusados, sino que eran los que no tenían comunicación con los padres. Se garantizaba el silencio", sostuvo el querellante Barrera.

Fuente:

Más Leídas