Caso Próvolo: los cinco imputados hombres seguirán presos hasta el juicio

Así los dispuso la Justicia de Garantías. El cura Nicolas Corradi, de 82 años, continuará con prisión domiciliaria por su edad.

La Justicia de Garantías órdenó que los hombres acusados por el caso Antonio Próvolo continúen presos hasta el día que la Justicia de a conocer su sentencia. En los próximos días Justicia debe resolver la situación de la monja Kumiko Kosaka.

monja.jpg
La religiosa Asunción Martínez, fue traída desde Formosa para declarar a favor de su compañera Kosaka Kumiko.<br>
La religiosa Asunción Martínez, fue traída desde Formosa para declarar a favor de su compañera Kosaka Kumiko.

La jueza Patricia Alonso hizo lugar al pedido del fiscal Gustavo Stroppiana y a los abogados querellantes, quienes solicitaron una extensión de la prisión preventiva para los curas Nicolas Corradi, de 82 años, quien goza de prisión domiciliaria por su edad, Horacio Corbacho, de 56 años, Jorge Bordón, empleado administrativo, el jardinero Armando Gómez, y otro empleado José Luis Ojeda acusados de abusos sexuales a los alumnos sordos del Instituto Próvolo.

cura-acusado-violador.jpg
Uno de los principales apuntados. El cura Corradi, con arresto domiciliario por su salud.
Uno de los principales apuntados. El cura Corradi, con arresto domiciliario por su salud.

En el caso de José Luis Ojeda, la defensa planteó que debido a su hipoacusia y retraso mental, no estaría en condiciones de ejercer su defensa material, que no entiende que está sometido a juicio y que no tendría comprensión de la criminalidad de sus actos, por lo que sería inimputable.

El querellante Oscar Barrera explicó que en el expediente consta por las pericias psicológicas y psiquiátricas que Ojeda comprende la criminalidad de sus actos, que entiende lo que hacía, por lo que es imputable.

El abogado querellante de Xumek, Sergio Salinas, sostuvo: "Acá hay grandes pruebas que son culpables. Otro motivo es que las víctimas tienen terror, terror que fue manifestado con ayuda psicológica, con constancia en actas, intervenciones fuera de horario sábados y domingos en la noche".

Indicó que la misma jueza fue testigo que en la audiencia anterior, los chicos vomitaron en los baños de los jueces por el terror que tenían.

Además, Salinas indicó que hay otras cuatro personas que son victimas y quieren seguir declarando.

El abogado Oscar Barrera explicó que a partir de esta decisión de la jueza de garantías, se pueden "fijar nuevas audiencias de testimoniales en cámara Gesell para que puedan declarar nuevas víctimas".

También aprovechó para "llevar tranquilidad a todos los sordos víctimas y a sus familias, que los imputados seguirán presos hasta el día de la condena".

En el caso de la monja Kumiko, a fines de agosto la Justicia debe responder el pedido de la defensa sobre la prisión domiciliaria para ella.


Fuente:

Más Leídas