Caso Próvolo: continuará mañana la audiencia a los 5 acusados

Es para definir si esperan el juicio en libertad o con prisión preventiva. La primera parte se extendió ayer 9 horas.

Alejandra Alonso, jueza del 4º Juzgado de Garantías, decidió pasar a cuarto intermedio hasta este jueves a las 12 para confirmar o rechazar la prisión preventiva para los cinco imputados por abuso sexual agravado por la guarda, contra 26 chicos que asistían al instituto Antonio Próvolo, en Luján.

Luego de una audiencia oral de 9 horas, la magistrada se tomará unas horas para analizar las pruebas presentadas por la querella y el fiscal, Gustavo Stroppiana, como los argumentos y pedidos de nulidad aportados por los defensores de los acusados: los sacerdotes Nicola Corradi (82) y Horacio Corbacho (56), y de los empleados José Luis Ojeda (41), Armando Gómez (46) y José Bordón (50). Una vez hecho ese estudio, la magistrada fijaría la prisión preventiva y los plazos de la misma, de acuerdo con la ley vigente luego de las modificaciones que hiciera el gobierno de Alfredo Cornejo.

Una vez determinado este plazo, el fiscal Stroppiana, que lleva el caso desde que fue suspendido el fiscal Fabricio Sidoti, deberá aportar las pruebas suficientes como para solicitar la elevación a juicio. En los tiempos estimados por la Fiscalía dicho pedido estaría listo entre marzo y abril, con lo cual a mediados de año ya estaría en condiciones de desarrollarse el juicio oral y público que determinará las responsabilidades de los sacerdotes y sus cómplices.

La confianza del fiscal Stroppiana está dada por el hecho de que ya hay pruebas suficientes como para pedir dicha instancia en el proceso, visión que también comparte la querella.

Sergio Salinas, representante de las víctimas, explicó que pidieron la continuidad de las detenciones por "el tipo de delito del que se los acusa y por la prueba en contra de ellos. Como hay seguridad de que van a ser condenados, entonces no tiene sentido que estén en libertad cuando hay seguridad de condena".

Aclaró que todavía hay mucha prueba pendiente y es mejor si en ese proceso, los pederastas permanecen presos "para no entorpecer la acción de la Justicia ni para que se escapen. Nada que perjudique, por ejemplo, los testimonios que pudieran aparecer".

En cuanto a Corradi, el cura de 82 años, quien tiene prisión domiciliaria debido al deterioro de su salud cuando estuvo en Boulogne Sur Mer, se pidió una nueva revisión sanitaria. Esto surgió porque este cura ingresó a la audiencia en silla de ruedas, pero en el cuarto intermedio solicitó ir al baño y fue caminando. "Lo vimos caminar correctamente y pedimos que se revise su situación de salud. Si tiene que estar en domiciliara, que se mantenga; sino que vuelva al penal como los demás", explicó Salinas.

Por su parte, la defensa pidió primero la liberación de los cinco acusados, por entender que no entorpecerán la investigación ni hay peligro de fuga, pero si esto no es considerado por la jueza, la prisión domiciliaria. Presentaron nulidades, como las declaraciones de uno de los testigos de identidad reservada, porque se contradice con los dichos de otra de las víctimas de los abusos, quien negó todos los hechos en los que ambas estuvieron involucradas. De todos modos, en este caso, la querella refutó la medida al aclarar que se trata de una chica que les pidió a sus compañeros que contaran que los sacerdotes eran buenos, algo que terminó siendo confirmado por la Fiscalía actuante. Además, indicó que ella está ahora internada en un neuropsiquiátrico, con serias dificultades mentales.

En resumen
En esta audiencia, en la cual cada una de las partes expuso sus argumentos, quedó reflejada la complejidad con la que será tramitado este juicio por el número de hechos y por la necesidad de traducir todo en lenguaje de señas mientras los abogados defensores, acusadores y la fiscalía exponen.

La querella, a cargo de Sergio Salinas, Juan Dantiacq y Francisco Machuca, solicitó la revocatoria de la prisión domiciliaria del cura Corradi por considerar que está en condiciones de esperar su juicio en la cárcel y mantener en prisión al resto de los acusados. El defensor Pablo Kletzl solicitó la libertad para Corradi y Corbacho o la prisión domiciliaria en su defecto para este último. Los letrados, Maximiliano Legrand por Gómez, Hugo Romano por Bordón y un defensor oficial por Ojeda, solicitaron esperar el juicio en libertad. De este último se pidió que sea inimputable por ser sordomundo y víctima de abuso en la niñez.
Fuente:

Más Leídas