policiales - Guaymallén Guaymallén
lunes 21 de marzo de 2016

Caso Oviedo: confirmaron que los restos son del hombre desaparecido

Los resultados de ADN arrojaron resultados positivos. Más complicaciones para los dos detenidos en el caso.

Tras varias semanas de espera la ciencia confirmó lo que parecía inevitable. Los restos humanos hallados en los últimos días del 2015 en un galpón ubicado en Guaymallén pertenecen a David Ezequiel Oviedo González (35) y el expediente caratulado como homicidio presentó un avance fundamental.

En las últimas horas el fiscal de Guaymallén que investiga el caso, Tomás Guevara, recibió los informes finales sobre los cotejos genéticos que se realizaron en los huesos encontrados y los familiares de Oviedo, los cuales arrojaron resultados positivos.

De esta forma se confirma que el hombre que estaba desaparecido de 2014 fue ultimado y su cuerpo fue arrojado al pozo del galpón abandonado ubicado en calle Bandera de los Andes al 11.256 de Rodeo de la Cruz. Este resultado era previsible ya que los familiares de la víctima fatal habían reconocido sus prendas de ropa –una remera con lunares blancos y un pantalón bermuda blanco- arrojados en el mismo pozo.

Ante esa definición, no restan realizar muchas más pruebas en la investigación que tiene detenidos e imputados a Darío Soto y José Pepe Luna, ambos de 32 años. "Restarán realizar algunas medidas para comenzar a cerrar la etapa de instrucción", adelantó una fuente ligada al caso.

Estas dos personas no sólo habían alquilado la propiedad donde aparecieron los restos, sino que una testigo asegura haber escuchado a Soto confesar haber asesinado a Oviedo.

De desaparición a asesinato

El 21 de noviembre de 2014 la madre de David Oviedo realizó una presentación judicial ante la Justicia. Tres días atrás, su hijo había dejado a sus nietos en una escuela de Guaymallén y nunca más fue visto.

Las autoridades comenzaron a indagar en el paradero del hombre y detectaron algunos antecedentes en su contra que les llamaron la atención, ya que tenía antecedentes por estafas en venta y compra de vehículos.

El caso se tornó más llamativo cuando, un mes después de su desaparición, encontraron el Renault Megane en el cual circulaba. Este rodado tenía un número de chasis radicado en Entre Ríos y uno de motor en Buenos Aires.

El auto era manejado justamente por Sosa y Luna, quienes en ese momento fueron detenidos pero declararon que Oviedo les había vendido el auto y recuperaron su libertad.

El panorama se volvió más estremecedor cuando la hermana del hombre, Yanina Belén (23), recibió la información de una persona ligada a Soto. Precisamente, la testigo le manifestó que había escuchado al hombre confesar el crimen y que el cuerpo estaba enterrado en un galpón de Guaymallén.

Hasta ese lugar se dirigieron los familiares y las autoridades, donde trabajaron en la búsqueda durante todo el último fin de semana del 2015, hasta que encontraron los restos óseos, que incluso habían sido arrojados con cal para eliminar otro tipo de rastros.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas