policiales policiales
domingo 21 de agosto de 2016

Buscan a dos prófugos por el robo de $410.000 en San Rafael

Fue el robo más importante en cantidad de dinero que sucedió este año en San Rafael. Ocurrió el pasado 2 de agosto

Dos de los ladrones que participaron del robo de $410.000 a un empresario de Cañada Seca continúan prófugos y por ahora nada se sabe del dinero que se llevaron en una entradera que ocurrió el 2 de agosto en calle Corvalán.

Es el robo más importante en cantidad de dinero que sucedió este año en el departamento. Por el hecho, hay dos detenidos que fueron imputados y pasaron a la Cárcel. Se trata de Jonathan Mamaní que fue apresado en un operativo que se realizó en El Tropezón y de José Ledesma, que era el chofer del auto que esperaba a la banda a la salida del robo.

En este escenario, los pesquisas realizaron dos allanamientos en Ciudad. Uno en inmediaciones de la nueva Terminal y el segundo en el barrio Constitución donde los prófugos tenían asentados sus domicilios.

En los dos procedimientos no hubo éxito y por ahora se desconoce el paradero de los delincuentes que tienen frondosos antecedentes delictivos.

Uno de los buscados sería que el obtuvo el dato para perpetrar el robo en la casa de José Luis Ibarra (57), empresario frutero de la zona que tenía guardado el dinero luego de una transacción comercial.

El robo se inició cerca de la medianoche del martes cuando tres de los integrantes de la banda sorprendieron al empresario al ingreso de su vivienda y a los empujones lo hicieron ingresar donde estaba su esposa y una de sus hijas. A los tres, a punta de pistola, les exigieron el dinero y los maniataron.

El empresario logró zafarse y con la palanca de una máquina para fabricar pastas golpeó a uno de los delincuentes que sufrió una herida cortante el cuero cabelludo. Allí fue a buscar un arma mientras el resto de la banda escapaba por la puerta principal. En la huida, uno de los ladrones, que finalmente fue apresado, efectuó un disparo.

La reacción del hombre evitó que los ladrones huyeran en un Fiat Duna conducido por uno de los detenidos. Aparentemente la banda pasó la noche a la intemperie y uno de sus integrantes cayó el miércoles a la mañana después de tomar un colectivo que fue interceptado en El Tropezón. Los otros siguen prófugos y por ahora nada se sabe del suculento botín.


Fuente:

Más Leídas