policiales - Godoy Cruz Godoy Cruz
viernes 08 de septiembre de 2017

Buscan al Maldito, el tercer sospechoso del crimen en el barrio Parque Sur

El joven de 22 años fue señalado por los testigos como partícipe del asesinato de Franco Sosa (23). Ya hay dos hermanos detenidos.

Los hermanos Nicolás (22) y Enzo (19) Marchán continúan detenidos tras ser acusados como autores del crimen de Franco Sosa (23), baleado en el barrio Parque Sur de Godoy Cruz el martes pasado. Pero las autoridades aseguraron que la investigación continúa y buscan a un tercer sospechoso.

Los jóvenes imputados por homicidio agravado por el uso de arma de fuego continúan alojados en una comisaría, aunque es inminente su traslado al penal, según comentaron fuentes cercanas a la causa.

Por estos días, el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello -subroga a su colega Claudia Ríos- toma declaraciones testimoniales y espera recibir al menos el informe de los guanteletes para determinar si los sindicados tenían rastros de pólvora en sus manos. Es probable que, luego de esto, pasen al penal.

Enzo Marchan y Nicolás Marchan.jpg

Pero los investigadores no están enfocados sólo en los hermanos Marchán, sino también en un tercer sospechoso. Es que Joel Sosa, el hermano menor de la víctima fatal y testigo clave en el expediente, aseguró que eran tres las personas que balearon a su primogénito esa fatídica tarde.

Se trata de un joven de 22 años apodado Maldito, quien está siendo buscado por las autoridades policiales. El sospechoso, identificado como Matías Cortez fanático de Independiente Rivadavia, ya sabe que están tras sus pasos y borró todas sus fotos en las redes sociales.

Cuando los pesquisas logren detenerlo se comenzará a cerrar el círculo investigado en torno al asesinato que, según mencionan los sabuesos judiciales, apunta a un ajuste de cuenta entre las partes.

Matias Maldito Cortez 2.jpg
El Maldito, el otro sospechoso buscado.
El Maldito, el otro sospechoso buscado.

En muletas

Franco Alexander Sosa y su hermano Joel se encontraban en la tarde del martes en las inmediaciones de su domicilio, sobre calle Godoy, cuando sufrieron un altercado con los Marchán. Una pelea más de varias que llevaban, según se reconstruyó en el expediente.

Minutos después, el joven de 23 años se dirigió caminando hasta la casa de su novia en el barrio Parque Sur. Si bien está ubicada a tres cuadras, en un monoblock de calle Lautaro, le llevó un tiempo ya que andaba en muletas. Es que el 29 de julio pasado había recibido un disparo en su pierna y en ese caso los Marchán también habrían sido los autores.

Una moto ocupada por tres personas pasó por el lugar y los ocupantes balearon a Sosa de manera fatal, ya que recibió impactos en la nuca y en el costado izquierdo del tórax.





Fuente:

Más Leídas