policiales - Las Heras Las Heras
viernes 18 de marzo de 2016

Brutal ataque de ladrones a la celadora de una escuela de Las Heras

La mujer llegaba al establecimiento Benjamín Matienzo para trabajar, cuando fue sorprendida por dos sujetos que hasta le tiraron una heladera sobre su cuerpo.

Tan solo 10 minutos bastaron para que una celadora que entraba a una escuela a trabajar viviera una verdadera pesadilla. Dos delincuentes la atacaron violentamente cuando ingresaron al establecimiento educativo a robar. La mujer terminó con varias lesiones, está aterrada y pide seguridad.

El lunes a las 6.30 Mariela Olivares (41) llegaba a la escuela Benjamín Matienzo, ubicada en calle Garibaldi al 239, de Las Heras. Ella vive al lado del colegio con su familia, por lo que apenas recorrió unos metros para asistir a su trabajo. Era una jornada como cualquier otra, pero finalmente se transformó en un día de terror.

"Yo entré, prendí las luces, firmé la planilla de asistencia y me disponía a hacer mis tareas normalmente. Fui hasta un sector de la escuela que da a un baldío y ahí me agarraron", comentó la celadora.

"Me tomaron de atrás, de los brazos y del pelo y me dijeron 'dame las llaves de donde están las computadoras'", agregó Mariela. Los malvivientes tenían intenciones de ingresar a la sala de informática. Eran dos ladrones que tenían sus rostros tapados con un gorro negro, según relató la víctima.

Cuando redujeron a la mujer, comenzaron a golpearla sin contemplación. "Me pegaron una patada y me llevaron a la cocina. Después con mi cabeza rompieron un vidrio. Yo ahí me caí y en el piso me seguían pateando", señaló Olivares, aún en un estado de nervios notorio y todavía shockeada.

Era tanta la saña de estos malvivientes, que inclusive estando la mujer en el suelo la atacaron sin medir consecuencias. "Me tiraron una heladera encima, me cayó sobre todo el cuerpo. Imagínese cómo estoy, me duele todo el cuerpo", confesó la trabajadora.

"En todo momento me pedían la llave de la sala de informática, pero yo no la tenía, nosotras no manejamos esas llaves", explicó Mariela.

Diez minutos llevaba de calvario, cuando llegó su salvación. "Sentí que entró mi compañera y le grité para avisarle lo que pasaba. Los tipos se fueron y a los pocos minutos ya estaban los médicos", recordó.

El cobarde ataque fue poco redituable para los delincuentes que, según informaron desde la escuela, no se llevaron ningún elemento. "Revolvieron muchas cosas de la cocina, pero no se robaron nada", expresó la celadora.

La policía y una ambulancia del SEC llegaron tras la denuncia. Los médicos le realizaron las primeras curaciones, sin embargo, no la trasladaron a un hospital. "Dijeron que a ellos no les correspondía, que tenía que ser la ART por ser en horario de trabajo", dijo sorprendida Olivares, quien a raíz de las lesiones sufridas estuvo tres días internada en una clínica de Godoy Cruz.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas