policiales - Guaymallén Guaymallén
viernes 17 de junio de 2016

Antes de morir delató a sus asesinos pero no logran detenerlos

La Justicia realizó allanamientos para dar con los sospechosos de asesinar a Tavo Irrazabal (30) a fines de mayo en Guaymallén.

Gustavo Ariel Irrazabal, de 30 años, murió en los últimos días de mayo en Guaymallén cuando una bala atravesó su abdomen. La investigación por el homicidio no tiene detenidos, pero el presunto autor está identificado gracias a las últimas palabras con vida de la víctima.

En las últimas horas del domingo 29 de mayo, Tavo agonizaba en una esquina del barrio Los Ceibos. A su lado se encontraba su hermana, quien se terminó convirtiendo en una testigo fundamental en el expediente que impulsa el fiscal departamental Juan Ticheli.

Si bien la joven no pudo ver a los atacantes de su hermano, sí escuchó al hombre cuando decía los nombres de los asesinos. Este dato fue aportado en la causa judicial y ahora los pesquisas buscan detener a los sospechosos.

Desde el día del hecho hasta la fecha se ha dictado un pedido de captura y se realizaron algunos allanamientos en distintas propiedades, aunque todos arrojaron resultados negativos.

Con respecto al móvil del crimen, hasta el momento no ha sido esclarecido, aunque las autoridades creen que víctima y victimarios tenían problemas de vieja data. Esta premisa se debe a las circunstancias del ataque.

Según relató en el expediente un vecino del barrio, escuchó las detonaciones de arma de fuego pero no una discusión previa. "Los asesinos venían en un auto. Uno se bajo y disparó sin mediar palabras varias veces. La víctima corrió 100 metros hacia el norte pero en la esquina lo volvieron a interceptar y le dieron el disparo fatal", narró una fuente ligada al caso.

Es por esto que investigan si Tavo Irazábal había tenido conflictos previos con las personas sospechadas de cometer el cruento asesinato que significó la octava muerte violenta en mayo de este año.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas