policiales - Judiciales Judiciales
viernes 29 de julio de 2016

Amenazó de muerte y le fracturó la nariz a su ex pareja, pero continuará libre

La Justicia condenó a un hombre de 56 años, que admitió su culpabilidad, a tres años de prisión en suspenso.

Continuará en libertad un hombre que fue encontrado culpable de amenazar de muerte y luego fracturarle la nariz a golpes a su ex pareja en dos hechos ocurridos en 2012 y 2013. La Justicia lo condenó a una pena excarcelable.

Se trata de Roberto Alberto Méndez Mallman (56) quien se sentó en el banquillo de acusados de la Tercera Cámara del Crimen acusado por amenazas y lesiones graves calificadas por violencia de género.

El primero de los hechos ocurrió el 11 de junio de 2012 en un domicilio ubicado en Jorge A. Calle de la Sexta Sección. Según determinó la Justicia, cerca de las 23.30 el hombre mantuvo una discusión con su ex pareja –se reserva su identidad- a quien le advirtió "te voy a matar", mientras intentaba golpearla.

El segundo expediente se formó el 13 de septiembre del año siguiente, cuando a las 21.30 el hombre interceptó a la mujer en la esquina de Aguado y Rodríguez de Ciudad. Méndez le propinó un golpe de puño en el rostro a la víctima, con quien se encontraba legalmente casado pero separado de hecho.

La víctima sufrió fractura de huesos nasales y hematomas en el rostro, por lo que sufrió una incapacidad laboral de 45 días.

En el juicio oral y público, el abogado defensor del hombre y el fiscal de Cámara Alejandro Iturbide decidieron realizar un juicio abreviado. Es decir, el sindicado admitió su culpabilidad en los hechos, no se realizó la etapa probatoria del proceso judicial y llegaron a un acuerdo por la condena.

En este caso en particular, el veredicto del juez Diego Lusverti fue de 3 años de prisión. Tal como lo establece el Código Penal, "en los casos de primera condena a pena de prisión que no exceda de tres años, será facultad de los tribunales disponer en el mismo pronunciamiento que se deje en suspenso el cumplimiento de la pena".

En otras palabras, el hombre no irá a la cárcel y continuará libre bajo ciertas condiciones durante dos años: fijar residencia en la provincia, someterse a tratamiento psicológico y prohibición de acercamiento a la víctima. En caso que viole alguna de estas normas o cometa algún otro tipo de delito, existen altas probabilidades de que el hombre purgue su pena en prisión.

Los delitos cometidos

Con respecto a las lesiones graves calificadas por violencia de género, en su artículo 92 el Código Penal establece una pena que va de los 3 a los 10 años de prisión. En el caso de las amenazas, están previstas en el artículo 149 bis y contemplan condenas de 6 meses a 2 años al que "hiciere uso de amenazas para alarmar o amedrentar a una o más personas".

Fuente:

Más Leídas